El BdI eleva sus tipos y la libra cae

04 de agosto de 2022

El Banco de Inglaterra cumplió las expectativas que había avanzado su propio gobernador, Andrew Bailey, días atrás y elevó los tipos de interés en 50 puntos básicos, hasta el 1,75%. Con este incremento, el mayor desde 1995, las tasas regresan a niveles de 2008. La mayor contundencia mostrada por la institución busca poner freno al alza de la inflación

Compartir en:

El Banco de Inglaterra comenzó el pasado diciembre a reaccionar ante el alza de la inflación con una primera subida de tipos en 25 puntos básicos. Desde entonces, Bailey ha elevado tipos en cinco ocasiones, la última el pasado mes de junio. Y siempre en la cuantía de 25 puntos básicos, con lo que el alza de hoy de medio puntos supone una aceleración en el endurecimiento monetario del banco central británico. “En general, un ritmo más rápido de endurecimiento de las políticas en esta reunión ayudaría a llevar la inflación de regreso al objetivo del 2 % de sostenible en el mediano plazo, y a reducir los riesgos de un ciclo de endurecimiento más extenso y costoso más adelante”, agregó el Banco.

La subida contó con el visto bueno de ocho de los nueve miembros del comité de política monetaria de la institución y llega a pesar de que el Banco de Inglaterra ya ha advertido de que la economía británica puede entrar en recesión en el cuarto trimestre y prolongar su contracción en el año próximo. En sintonía con los mensajes lanzados meses atrás por su homólogo estadounidense, los miembros de la institución británica han mantenido su promesa de actuar con fuera si la situación lo requiere. Es decir, deja la puerta abierta a subidas de las tasas en la misma intensidad, algo que hizo el mes pasado la Fed cuando abogó por subir por segunda vez consecutiva los tipos en 75 puntos básicos. No obstante, estas expectativas pronto se han diluido ante las advertencias de una posible entrada en recesión a final de año.

Junto a la subida de tipos, el banco central revisó al alza su previsión de inflación. Según sus proyecciones la subida de precios podría alcanzar en el 13,3% en octubre y ha advertido de que la tasa de inflación continuará elevada en 2023. En junio, la subida de los precios había marcado un récord de los últimos 40 años con un incremento del 9,4%.

La reacción de los inversores no se ha hecho esperar. La libra, que a lo largo de la jornada venía registrando ganancias en su cruce frente al dólar, se dio la vuelta. La divisa británica cae más de un 0,5%, hasta los 1,21 dólares. Aunque la subida de tipos debería servir de fortaleza, las alertas de recesión. La deuda a 10 años actúa como valor refugio. Los inversores aprovechan la debilidad de la economía para comprar bonos y esto se traduce en una caída de las rentabilidades. Los rendimientos de los títulos con vencimiento en 2032 bajan ocho puntos básicos, hasta el 1,85% mientras la deuda a dos años caer tres puntos básicos, hasta 1,82%. En niveles intradía los bonos a dos años llegaron a pagar más que la deuda a largo plazo, una señal inequívoca de inversión de la curva, algo que no sucede desde 2009.

Además de los tipos, los inversores esperaban conocer con más precisión los detalles sobre la estrategia de venta de deuda. El Banco de Inglaterra da un paso más en la reducción del balance. Según lo señalado en el comunicado a partir de septiembre comenzará a vender sus activos. El objetivo inicial para por desprenderse de 80.000 millones de libras (unos 94.975,5 millones de euros) en los primeros 12 meses. Dado que durante este periodo vencerán algunos de los activos en cartera, el programa de ventas se limitará a los 10.000 millones de libras (11.870 millones de euros) por trimestre.

A cierre de septiembre el balance ascendía a los 875.000 millones de libras (cerca de 1,04 billones de euros) después de 13 años de expansión cuantivativa. La decisión del banco central de no reinvertir los vencimientos ha permitido que en los primeros siete meses del año el volumen de activos se haya reducido hasta los 844.000 millones de libras (un billón de euros).

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda