La caída del PIB y la falta de compromiso de la Reserva Federal hacen caer al dólar

01 de agosto de 2022

La economía de EE.UU. cumple ahora con los mínimos de una definición técnica de recesión, y las subidas de la Reserva Federal dependerán ahora totalmente de los datos de inflación y empleo que se vayan conociendo en cada reunión.

Compartir en:

La constatación de esta situación ha hecho caer bruscamente los rendimientos en EE.UU. y, a su vez, ha provocado que el dólar se deprecie frente a casi todas las principales divisas, salvo, sorprendentemente, el euro, que sigue sufriendo la lenta pero constante reducción del suministro de gas ruso. Las divisas que han salido más beneficiadas esta semana han sido las latinoamericanas vinculadas a las materias primas, lideradas por un real brasileño que ha subido casi un 6% frente al dólar. Ahora que tanto la Reserva Federal como el BCE han eliminado las orientaciones a futuro las subidas de los bancos centrales dependen más que nunca de los datos, y por ello el principal punto de interés será el informe laboral del viernes en EE.UU. (hasta ahora, su mercado laboral se ha mantenido notablemente resistente a la desaceleración económica).

Por otro lado, se espera que el Banco de Inglaterra suba el jueves otros 50 puntos básicos, y también es probable que rebaje o incluso elimine por completo cualquier orientación futura explícita sobre los tipos. EUR La inflación de la Eurozona volvió a sorprender al alza, confirmando nuestra opinión de que las subidas del BCE tienen que ir mucho más allá de lo que los mercados de tipos de interés parecen estar dispuestos a aceptar hasta ahora.
Sin embargo, los datos de la inflación se vieron eclipsados por las continuas reducciones del flujo de gas procedente de Rusia y el anuncio de varias medidas para reducir la demanda, que comprensiblemente no se consideran positivas para el euro. Esta será una semana vacacional con pocas noticias, pero se espera que los traders se centren en el boletín económico del BCE del jueves para aclarar los planes del banco central sobre nuevas subidas. USD Si bien es cierto que la economía estadounidense ha registrado una ligera contracción en dos trimestres consecutivos, no calificaríamos el actual contexto económico como recesión. La inusual combinación de un estancamiento del crecimiento, pleno empleo y elevadas presiones inflacionistas llevó a la Reserva Federal a retirar de facto todas las orientaciones futuras sobre los tipos de interés en su reunión del jueves y a anunciar que los próximos movimientos dependerán de los datos. Los datos salariales y de inflación del viernes no mostraron ninguna señal de que la inflación esté retrocediendo a los niveles deseables, y los elevados datos del índice de costes laborales mostraron cada vez más indicios de una espiral de precios y salarios.

En definitiva, creemos que las expectativas del mercado de que los tipos de la Fed alcancen un ebury.es máximo por debajo del 3,25% son demasiado optimistas. Los mercados están ahora pendientes del informe de nóminas no agrícolas que se publica el viernes en EE.UU., en el que se espera que se produzcan nuevos avances en el empleo en un contexto de pleno empleo. Estaremos muy atentos a las cifras sobre salarios para confirmar la mencionada retroalimentación entre precios más altos y salarios más altos. GBP La libra esterlina sigue cotizando en línea con los activos considerados de riesgo, y el repunte bursátil de la semana pasada la situó en lo más alto de la clasificación de las divisas del G10 (muy por encima del dólar y del euro). La reunión del Banco de Inglaterra del próximo jueves será el eje central de la libra. Al cierre del viernes, los mercados de tipos de interés se dividían casi por igual entre una subida de 25 puntos básicos y una de 50. Por lo tanto, la volatilidad el jueves está garantizada. Creemos que será difícil que el Comité de Política Monetaria se oponga a la tendencia alcista de los bancos centrales del G10 y esperamos que el movimiento sea mayor, lo que supondría a su vez una subida de la libra esterlina. 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda