Evolución del Euro/Rublo en el contexto del conflicto ruso-ucraniano

17 de febrero de 2022

Durante mucho tiempo, el rublo ha sido una de nuestras divisas favoritas de los mercados emergentes. Los fundamentos macroeconómicos de Rusia (en particular, una ratio deuda pública/PIB baja, una balanza por cuenta corriente positiva y grandes reservas de divisas) diferencian al país de muchos de sus pares.

Compartir en:

Rusia también tiene unos tipos de interés elevados, incluidos tipos reales positivos, que son poco frecuentes hoy en día y que la hacen especialmente atractiva para los inversores. Debido a la importancia del petróleo y el gas para la economía rusa, el rublo es también una moneda ligada a las materias primas, lo que significa que su comportamiento debería reflejar, en parte, los cambios en los precios de las materias primas energéticas, que han seguido una tendencia al alza en los últimos trimestres y han aumentado muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia.

Dicho esto, Rusia es ahora el centro de las tensiones geopolíticas con Ucrania. El riesgo de un posible ataque ruso a su país vecino y las sanciones occidentales a Rusia que le seguirían provocaron un cambio en el sentimiento hacia el rublo y los activos rusos, que ha sido especialmente visible en los últimos dos meses aproximadamente: el EUR/RUB alcanzó el nivel de 90,0 a finales de enero, su nivel más alto desde la primavera de 2021. Seguimos esperando una desescalada de las tensiones y un descenso del EUR/RUB hasta el nivel de 78,0 a finales de 2022. Dicho esto, si se materializa un escenario negativo, un descenso del rublo podría ser significativo, sobre todo teniendo en cuenta que la valoración del mercado en ese sentido no indica que los inversores estén preparados para este riesgo.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda