Las divisas relacionadas con las materias primas suben en un contexto marcado por la volatilidad

10 de octubre de 2022

La volatilidad ha vuelto con fuerza a los mercados financieros en este entorno inflacionista pospandémico. Los activos de riesgo y la mayoría de las principales divisas terminaron la semana no muy lejos de donde la empezaron, tras haber subido con fuerza en la primera mitad de la semana y vuelto a caer hasta el cierre del viernes.

Compartir en:

El informe de empleo de EE.UU. no mostró signos de relajación en el mercado laboral y selló los argumentos a favor de una subida de 75 puntos básicos en la próxima reunión de la Fed, lo que hizo que las esperanzas de los inversores acerca de que el banco central de un giro hacia un ritmo de subidas más lentas se esfumase. La principal excepción a esta tendencia se observó en los mercados energéticos -impulsados por la decisión de la OPEP de recortar la producción- y en las divisas de las materias primas en general, encabezadas por el real brasileño (respaldado por la sorprendente fortaleza de Bolsonaro en la primera vuelta de las elecciones presidenciales) y el peso chileno.

Esta semana se conocerán los informes de inflación de EE.UU., cruciales en estos momentos. Se espera que el informe principal sobre el IPC que se publica el jueves muestre un retroceso en la tasa de inflación general pero un aumento en la subyacente. Sin embargo, este año las estimaciones de consenso sobre la inflación han resultado ser inusualmente inexactas, y una sorpresa en cualquier dirección tendrá probablemente un gran impacto en el mercado de divisas. La inflación de los precios de producción y las expectativas de inflación también deberían ser clave. Por el momento, todo gira en torno a la inflación estadounidense y al alcance y la velocidad de las subidas de tipos de la Reserva Federal necesarias para controlarla.
EUR
Los indicadores adelantados europeos siguen siendo consistentes con un estancamiento o una contracción poco profunda, pero observamos que ha habido una avalancha de nuevos paquetes de gasto estatal para apoyar a los hogares y a las empresas durante la crisis energética. Aunque el impacto sobre la inflación a largo plazo no será del agrado del BCE, nos parece que algunas de las previsiones más pesimistas que existen no tienen en cuenta esta generosidad fiscal.
Por el momento, el euro sigue cotizando en línea con los activos de riesgo, guiados casi exclusivamente por la política monetaria de la Fed, y dado que esta semana habrá pocas noticias importantes en la zona euro, esperamos que este patrón se mantenga.
USD
El debate de si en la próxima reunión la Reserva Federal subirá los tipos en 50 o 75 puntos básicos quedó definitivamente resuelto tras conocerse el informe sobre el mercado laboral de septiembre, que mostró una buena creación de empleo, una tasa de paro baja y sin signos de relajación, a pesar del importante endurecimiento de la política monetaria en lo que va de año. Los informes secundarios, como las ofertas de empleo y las solicitudes semanales de subsidio por desempleo, mostraron algunas señales de relajación, pero ni de lejos lo suficiente como para contener a la Fed.
Se espera que el informe del IPC de esta semana muestre una ligera relajación en la inflación general debido a la reducción de los precios de la energía. Sin embargo, la clave será el índice subyacente, en el que los componentes de la inflación más resistentes, como la vivienda, muestran ahora aumentos de un solo dígito y se espera que mantengan este índice muy por encima del 6%.
GBP
El principal apoyo a la libra sigue siendo la esperanza de que se reduzcan los déficits fiscales previstos por Truss. Incluso la decisión, más bien simbólica, de mantener el tipo impositivo máximo sin cambios permitió la recuperación de la libra, pero la ausencia de más retrocesos a lo largo de la semana hizo que la libra volviera a cotizar estrechamente en línea con el euro frente al dólar. La principal noticia económica fue una considerable revisión al alza de los índices PMI de actividad empresarial, aunque se mantienen a un nivel todavía consistente con una contracción (poco profunda) de la actividad.
El informe sobre el mercado laboral de esta semana se verá eclipsado por una serie de discursos de los miembros del Comité de Política Monetaria, a los que se les prestará especial atención con el fin de calibrar la reacción prevista del Banco de Inglaterra a las recientes turbulencias de los mercados financieros del Reino Unido.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda