Díaz-Álvarez: La caída del euro comienza a ser un poco exagerada;

01 de mayo de 2022

Enrique Díaz-Álvarez, director de Riesgos de Ebury, cree que la caída del euro comienza a ser un poco exagerada, porque el mercado no ha prestado suficiente atención al cambio paulatino del punto de vista del BCE.

Compartir en:

A su juicio, los discursos de la semana pasada de Lagarde y de De Guindos comienzan a cercarse cada vez más a la postura de FED, y se muestra convencido de que el BCE no va a poder retrasar las subidas de tipos más allá de julio, en ausencia de algún accidente serio los Mercados Financieros.. Cuando el mercado empiece a interiorizar este cambio de actitud del BCE frente a la inflación podremos ver rebotes en el euro vaticina el responsable de análisis de Ebury.

La volatibilidad en los mercados financieros ha vuelto para quedarse. Desde los meses inmediatamente siguientes a la pandemia, hemos vivido en un mundo bastante tranquilo, con movimientos relativamente cortos entre rangos estables entre las diferentes divisas, y con la vuelta de la inflación, la nueva política monetaria y la guerra en Ucrania, ese escenario se ha ido y
parece que no va a volver a corto plazo.
En el caso particular del euro, lo que estamos viendo es más que una caída,nos encontramos ante una subida del dólar frente a todas las divisas europeas. No solamente el euro, sino también la libra, la corona sueca, por no hablar de las divisas de más riesgo de la Europa del Este. Lo que está ocurriendo es que la respuesta de la FED a la escalada inflacionista de los últimos 12 o 18 meses es mucho más agresiva y esto se está traduciendo en unas expectativas de subidas de tipos muy rápidas, entre las más rápidas de la historia, aunque partiendo de niveles muy bajos. Mientras, en Europa, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra están tomando una actitud mucho más cautelosa, de esperar y ver. Todavía quedan ciertos resabios de esa idea de que la inflación es transitoria, aunque por suerte cada vez menos. Los bancos europeos van a la zaga en ese tensionamiento necesario de
las políticas monetarias para hacer frente a la inflación.

Pensamos que, quizás, la caída del euro comienza a ser un poco exagerada, porque el mercado no ha prestado suficiente atención al cambio paulatino del punto de vista del BCE. Como vimos en los discursos de la semana pasada de Lagarde y de De Guindos, cada vez más comienzan a cercarse a la postura de FED. Y estamos de acuerdo en que el BCE no va a poder retrasar las subidas de tipos más allá de julio, en ausencia de algún accidente serio los Mercados Financieros, que francamente no prevemos. Cuando el mercado empiece a interiorizar este cambio de actitud del BCE frente a la inflación podremos ver rebotes en el euro.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda