El Porsche 911 Carrera RS cumple 50 años

30 de mayo de 2022

Porsche celebra las bodas de oro de una de las variantes más extremas del 911: el Carrera RS 2.7, precursor de sucesivas generaciones que constituyen el vínculo entre competición y carretera.

Compartir en:

El Porsche 911 Carrera RS 2.7 fue el coche de producción alemán más rápido en su época y el primer modelo de serie con un spoiler delantero y uno trasero, el que le dio el nombre de “cola de pato”. Porsche estableció así una tendencia en 1972: el spoiler trasero en coches para circular por carretera.

Fue hace unos 50 años cuando Porsche comenzó a desarrollar el 911 Carrera RS 2.7. Peter Falk, entonces jefe de pruebas en Porsche, reconoce que estaba destinado a ser un vehículo para homologarlo en competición, un deportivo muy ligero y rápido”. Se convirtió en un coche de circuito y rallyes innovador, siendo la versión más potente de la primera generación del nuevo deportivo de Stuttgart y el primer 911 con el apellido “Carrera”. 

Unos 15 ingenieros, entre los que estaban Tilman Brodbeck y Hermann Burst, se ocuparon del desarrollo a partir de mayo de 1972, trabajando intensamente para mejorar el peso, la aerodinámica, el motor y el chasis del vehículo. Porsche tenía experiencia con ruedas traseras más anchas gracias a las carreras, por lo que también se probaron en el 911 Carrera RS 2.7. Por primera vez, un Porsche de producción en serie tuvo diferente tamaño de neumáticos en los ejes delantero y trasero.

Inicialmente, la firma de Stuttgart tenía prevista una producción de 500 unidades y la homologación del 911 Carrera RS 2.7 en el Grupo 4, los coches GT especiales. De esta manera, el RS original se convirtió en un vehículo apto para uso en carretera que los clientes también podían utilizar en competición. 

El 5 de octubre de 1972 se presentó el vehículo en el Salón del Automóvil de París, y a finales de noviembre ya se habían vendido los 500 ejemplares previstos. Porsche, sorprendida por el éxito, triplicó la producción. En julio de 1973 se habían fabricado 1.580 unidades, por lo que el Porsche 911 Carrera RS 2.7 se homologó también dentro del Grupo 3 a partir del número 1.000. De esas 1.580 unidades, 17 fueron la versión base; 1.308 la versión Touring; 200 la versión aligerada Sport y 55 ejemplares específicamente para competición.

En el 911 Carrera RS 2.7 aligerado, el interior se limitó a lo esencial. Entre otras cosas, se eliminaron los asientos traseros, las alfombrillas, el reloj y los reposabrazos. Dos ligeros baquet sustituyeron a los asientos deportivos más pesados. Incluso las ventanas eran de cristal fino y el escudo de Porsche en el capó delantero estaba pegado. 

El nuevo motor bóxer de seis cilindros y 2.7 litros con inyección de combustible desarrollado por Hans Mezger y Valentin Schäffer, generaba sobrepasaba una velocidad máxima de 245 km/h. Porsche buscó un nuevo nombre para distinguir a su 911 más potente, y por ello, en 1972 adoptó el nombre de “Carrera”, proveniente de la “Carrera Panamericana”. 

En 1953, con el 550 Spyder, Porsche consiguió la victoria en su categoría. En los años siguientes, Porsche utilizó el nombre de Carrera para los vehículos más potentes, que incluían rasgos distintivos, como una gama de 29 tonos de pintura y unas llantas  a juego con el tono de la carrocería.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda