2021/10/28/md/49083_archivo_esdiario.jpg
2021/10/28/md/49084_archivo_esdiario.jpg

Cupra Born, un desarrollo de competición

27 de octubre de 2021

Los pilotos Jordi Gené y Mattias Ekström han participado en la puesta a punto del eléctrico de Cupra y lo han dotado del espíritu de los coches de competición para incrementar el rendimiento

Compartir en:

Dos pilotos profesionales, más de 3.000 kilómetros de distancia y un mismo objetivo: lograr que el Cupra Born sea pura emoción al volante. “La inspiración para todos los Cupra son los coches de competición, y los que mejor los conducen son los pilotos”, afirma Marta Almuni, directora técnica de desarrollo del Born. Así han contribuido Jordi Gené y Mattias Ekström, pilotos de Cupra Racing, al desarrollo del primer 100% eléctrico de la marca.

Siempre con el rendimiento al más alto nivel en mente.Buscamos que los vehículos Cupra sean precisos, dinámicos y que transmitan muy bien las sensaciones de la carretera”, explica Almuni. Y añade: “Eso es algo que los pilotos saben identificar muy bien, así que aprovechamos su experiencia para que nos aconsejen en qué puntos tenemos que trabajar para conseguir esta sensación”. Una experiencia que ya se inició con el desarrollo del Formentor y con la que la marca quería contar de nuevo para incrementar el rendimiento de su primer 100% eléctrico. Según Ekström, su cometido en este proceso es conducir el coche al límite para ver cómo reacciona, testear su tacto y trasladar estos detalles a los ingenieros. Este es el trabajo en equipo que tiene más valor para Gené, que comenta que pueden aportar otro tipo de mentalidad e identificar las sensaciones que harán el coche más interesante y comportarán una mejor experiencia para los clientes.

Entre un lago helado y las pistas de carreras. En las primeras fases de desarrollo los pilotos probaron el coche en los terrenos más exigentes. “Asfalto seco, mojado, con hielo, grava, nieve, carreteras polvorientas o resbaladizas… nos hemos asegurado de que el coche funcione en todas partes”, explica Ekström. Por esto el piloto viajó hasta Laponia para realizar algunas pruebas sobre las pistas de un lago helado. Se buscaba conseguir que el coche trasmitiera todas las sensaciones al conductor. “El Born es tan versátil que lo puede usar desde el conductor más cauto hasta una persona que busque la diversión de conducir al máximo”, apunta Ekström. Esto es posible gracias a su Control de Chasis Dinámico (DCC), que puede cambiarse al momento según las necesidades del conductor

Precisión por encima de todo. Otra de las áreas en la que se ha trabajado es la dirección. “El Born es el primer coche con tracción trasera de Cupra, con lo cual conseguir precisión en la dirección fue un reto añadido”, expone Almuni. “La primera vez que lo cogí tenía mucho giro y costaba entrar en curva, pero ahora, con la dirección progresiva, hemos conseguido sumar a la experiencia de conducción una sensación 100% Cupra”, añade Gené. Más allá de la potencia y la dirección, los frenos también se sometieron al escrutinio de los pilotos, que han contribuido a mejorar el tacto del pedal, gracias a un aumento de su tamaño y a optimizar la dosificación de la distancia de frenado y reducción de la misma. 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda