Carlos Tavares, Stellantis

Tavares advierte el gobierno del riesgo de perder el tren de la electrificación

21 de enero de 2022

El CEO del Grupo Stellantis asegura que España no se ha movido con la velocidad adecuada para dar continuidad a los últimos 30 años de éxitos en la automoción. Falta impulsar la inversión.

Compartir en:

Coincidiendo con el primer aniversario de la creación del que sin duda es uno de los principales grupos de automoción del planeta, su máximo ejecutivo, Carlos Tavares, ha dado concedido una entrevista exclusiva esta semana en la que no se ha mordido la lengua. La integración de PSA y FCA (Fiat Chrysler) ha sido todo un éxito, y en los últimos 12 meses les ha permitido acelerar su transformación a una compañía tecnológica de movilidad sostenible con un futuro brillante por delante del que ofrecerá detalles el próximo 1 de marzo, día que anunciará un plan estratégico a largo plazo.

La compañía ha dejado claro su compromiso de aprovechar las oportunidades de la nueva era de la movilidad, ofreciendo soluciones innovadoras, ágiles y eficientes que cambiarán el modo que se mueve el mundo. Carlos Tavares se ha mostrado sin embargo muy crítico con el Gobierno español, de quien asegura que no es uno de los Estados europeos que se haya movido rápidamente, razón por la que la proporción de ventas de vehículos eléctricos en España es menor que en otros lugares.

En este escenario, añadió Tavares, Stellantis está muy abierto a hablar con el Ejecutivo español, pero este no se ha puesto en contacto con su compañía ni mucho menos. Mientras tanto, el grupo ha decidido instalar una mega factoría de baterías para automóviles en Alemania y otra en Francia, mientras negocia otra en Italia. 

El CEO de Stellantis destaca el fuerte desarrollo industrial registrado en España en las últimas décadas, lo que le ha convertido en el segundo productor de automóviles de Europa después de Alemania y por delante de Italia y Francia. Tras reconocer que en ello ha influido el buen entendimiento de empresa, sindicato e instituciones, el directivo señala que hoy la pregunta para España es: ¿Quiere perder este trabajo de los últimos 20 o 30 años, o quiere construir sobre ello?. Y añade: «Evidentemente, esto depende mucho de la velocidad y la dinámica que el Gobierno español quiera impulsar. Sin rapidez, corre el riesgo de perder el éxito de los últimos 20 o 30 años porque las cosas van muy, muy deprisa».

Compartir en:

Crónica económica te recomienda