Citroën C5 Aircross, nueva imagen para conquistar el mercado híbrido enchufable

06 de julio de 2022

El Citroën C5 Aircross cambia ligeramente su aspecto y reduce la gama de motores para pelear en el segmento híbrido enchufable.

Compartir en:

Citroën ha renovado su C5 Aircross, que lanzó en 2018 y del que ya ha vendido más de 325.000 unidades, más de 27.300 en España. Se pretende alcanzar un 40 por ciento de las ventas con el motor híbrido enchufable, seguido del 32 por ciento del motor de gasolina de 130 CV y un 28 por ciento de diésel.

No se trata de una nueva generación y sigue siendo un SUV muy confortable, con asientos anchos y cómodos y una suspensión blanda que filtra muy bien las irregularidades del asfalto.

Mide 4,50 metros de longitud, 1.84 m de anchura y 1.670 de altura (con barras de techo) y cuenta con tres asientos individuales en las plazas traseras que se pueden adelantar o retrasar y variar la inclinación de sus respaldos. 

Los nuevos cambios

La formas redondeadas del C5 han dado paso una figura más angulosa y escultural con un lateral más moderno.

La parte frontal incorpora nuevos faros, la parrilla y el paragolpes; el capó y las aletas no se modifican. En la parte posterior, únicamente son distintos los pilotos, que tienen la misma forma, pero un diseño interior más oscuro.

El nuevo C5 Aircross estrena una nueva interpretación de los chevrones, que destacan ahora mucho más en el centro de la parrilla. Son independientes de los faros, lacados en negro, con un remarque cromado y se estiran visualmente mediante un juego de teclas de piano negras y cromadas que se funden con los faros diurnos LED.  

La nueva identidad de Citroën lleva la firma luminosa de LED en “V” fina y cincelada, que recibe un efecto 3D mediante las “teclas de piano”.  

A los cinco colores disponibles para la carrocería se añade uno nuevo, llamado Azul Eclipse. Los paquetes de color permiten cambiar el tono de los marcos de las tomas de aire frontales y de una moldura de los Airbump (protecciones plásticas de las puertas); existen cuatro: Cromado Negro, Azul Enérgico, Glossy Black y Bronce Mate. Los retrovisores son siempre de color negro brillante.

En la consola, se ha eliminado la palanca del cambio automático, que ha sido reemplazada por unos pequeños botones y un mando selector de modos de conducción que incorpora la función Grip Control y, en las versiones híbridas enchufables, una elección intuitiva del modo de conducción deseado (Electric, Hybrid o Sport). En esta zona hay además dos tomas USB y una superficie de recarga inalámbrica.

Trío de motores

La gama de motores ahora solo incluye uno de gasolina PureTech de 130 CV, otro diésel de idéntica potencia (BlueHDi 130) y una variante híbrida enchufable con 225 CV y 55 km de autonomía en modo eléctrico y que puede circular hasta 135 km/h en este modo. La caja de cambios puede ser manual de seis marchas (de serie en las versiones PureTech y BlueHDi) o automática de ocho (de serie en Hybrid y opcional para el resto).

Está a la venta, en oferta promocional desde 27.595 euros con el motor de gasolina PureTech de 130 CV. El diésel parte de 29.790 euros y la versión híbrida enchufable desde 40.370 euros.

Hay cuatro niveles de equipamiento: Feel, Feel Pack, C Series y Shine Pack. Todos ellos llevan de serie, entre otros elementos, faros de led, climatizador bizona, limpiaparabrisas delantero automático, cuadro de instrumentación digital con pantalla de 12”, receptor de radio digital con seis altavoces  o llantas de aleación (de 18 o 19 pulgadas).

Interior más moderno

El interior está equipado con buenos materiales, agradables al tacto y bien acabados. Ahora está dotado de una nueva pantalla táctil de 10’’, más grande, que equipará a las versiones de motor térmico que incorporen navegador y a las híbridas desde el acabado Feel.

El cuadro de instrumentos digital de 12,3”, totalmente personalizable, permite tener a la vista todas las informaciones de conducción esenciales para el conductor según su elección: indicaciones del navegador, información sobre las ayudas a la conducción activas, datos de los flujos de funcionamiento del motor híbrido…

Los asientos Advanced Comfort, cuentan ahora con 15 milímetros más de espuma de relleno que los hacen ligeramente más cómodos que los anteriores, y han mejorado la sujeción lateral. Incluyen calefacción y función de masaje. Para ellos hay nuevas tapicerías de tela, Alcantara y cuero, según el nivel de equipamiento.

Los apoyabrazos y la consola central están revestidos en un nuevo tejido de efecto cuero en color negro y el salpicadero, con una nueva inserción de tejido de efecto cuero color negro.

El volumen del maletero es récord en el segmento: de 580 a 720 litros en versión térmica y que se reduce en la versión híbrida enchufable: de 460 a 600 litros.

Hemos probado por carreteras extremeñas, partiendo desde Madrid el C5 Aircross PureTech 130 CV, con motor de gasolina de tres cilindros, 1,2 litros de cilindrada con cambio manual de seis marchas. No se trata de un vehículo ágil, pero combina perfectamente con su confortable “personalidad”. El nivel de ruido es aceptable y la conducción agradable. En un trayecto de 241 km, el consumo fue de 8,1 l/100 km por un recorrido que transcurrió en gran parte por autovía.

A la vuelta, desde el Parque Nacional de Monfragüe hacia Madrid, nos pusimos al volante del modelo híbrido, pero ya sin autonomía eléctrica y el consumo alcanzó los 8,6 l/100 km.  El cambio automático es suave y correcto el engranaje.  Se agradece su mayor potencia, especialmente en los adelantamientos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda