Nuevamente, un ataque a la Jefatura del Estado se desmorona

07 de septiembre de 2018

Es evidente que desde distintos puntos del espectro político español se ha diseñado toda una estrategia para desmontar la actual Jefatura del Estadio y abonar la posibilidad de transformar nuestro sistema político actual desde la monarquía parlamentaria hacia el de una república.

Compartir en:

En esa guerra sorda y sucia, es evidente que todo vale y los encargados de ello tienen en el siniestro personaje del comisario Villarejo a uno de sus mejores colaboradores, Por muy desprestigiado que el comisario este a lo instigadores de la trama. Sin embargo, tras el escándalo mediattico   inicial no ha quedado nada.
 
El juez de la Audiencia Nacional alega que la única base de los hechos que se imputan al Rey emérito es el relato de los mismos expresado por Corinna, que se precipitó al romperse su amistad. Por este motivo, el magistrado resta valor al testimonio de Corinna, que no ha sido acompañado además de ninguna prueba documental. Ni la Policía ni la Agencia Tributaria respaldan las sospechas. Por si fuera poco, la susodicha Corinna tampoco ha aportado ninguna prueba que demuestre que fue utilizada como testaferro por Don Juan Carlos, como manifestó en la conversación grabada. «No consta, ni relata de forma detallada, concreta y concisa respecto a D. Juan Carlos I cuáles fueron esos actos de los que fue utilizada, no deduciéndose la existencia de actos de ocultación, transmisión o transformación del patrimonio obtenido merced a ninguna defraudación», señala el juez en la resolución motivada.
 
Es decir, nada de nada. Lo malo es que guste o no. el daño, como en otros muchos casos en los que se utiliza a la Justicia para difamar, el daño esta hecho y la imagen de las personas implicadas siempre queda mal parada.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda