La resaca o un fleco electoral muy deprimente

14 de febrero de 2022

Siempre es igual, Da lo mismo el tipo de elección que se celebre. Al menos, en nuestro país el circo es siempre el mismo; la noche misma de las elecciones, hayan ido los resultados que hayan sido, todos los partidos han ganado y sus candidaturas han mejorado los resultados anteriores.

Compartir en:

Solo en el caso de que lo resultados sean claramente negativo, el candidato o el secretario general del partido de turno admite que los votantes no han sabido interpretar el mensaje que el partido trataba de hacerles llegar a los electores.
Tras ese anunciado se trata de tapar el desastre al que se enfrenten todos los partidos en unas elecciones como las del pasado domingo.

En efecto, si partimos de la base que el objeto por el que nacen es para llegar a gobernar, los resultados de esta convocatoria electoral no le dan la gobernanza a ninguno de ellos, es decir ha fracasado estrepitosamente en su objetivo, si bien, es posible rebajar esta rotunda afirmación con la posibilidad de que algunos de ello pacten y conformen un gobierno. Pero ya implica una nueva fase o si se quiere un nuevo acto de esta cómica representación en la que los actores aunque se ocultan y se reúnen a hurtadillas, terminan por escenificar sus conversaciones y acuerdos, puesto que el secreto es incompatible con la condición de político.

Y puesto que estamos en esta fase, es justo afirmar que algunos de ellos ya han empezado a “publicitar” sus condiciones para ese posible pato que les acerque, de alguna manera al poder. Hay quien habla de líneas rojas, otros piden directamente las carteras que quieren asumir, etc.
Dentro de poco, empezaremos a recibir filtraciones interesada de uno y otro bando, explicando el porque si, y por qué no se llega a un pacto, etc. etc.

En definitiva, como el sistema electoral es absolutamente imperfecto el ciudadano se ve sometido a una continua politización de los hechos y por ello los políticos terminan convirtiéndose en malísimos gobernantes y excelentes manipuladores que llevan l pis a la ruina.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda