Un pacto, que puede y debe costar una elección

16 de octubre de 2022

PP, Ciudadanos y Vox han pedido explicaciones al presidente del Gobierno, para que aclare si ha llegado a un acuerdo con el Ejecutivo catalán para no recurrir al Tribunal Constitucional el incumplimiento en las escuelas de Cataluña de la obligatoriedad de que el 25 % de las clases sean en castellano.

Compartir en:

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, reconoció el pasado jueves en una entrevista a TV3 que la decisión del Ejecutivo de Sánchez de no recurrir ante el Tribunal Constitucional las leyes del Govern y del Parlamento catalán elaboradas para burlar las sentencias que instan a impartir al menos un 25% de clases en castellano en el sistema educativo de la autonomía forma parte de los acuerdos alcanzados con el Ejecutivo central en la denominada "mesa de diálogo".

"Ha habido un acuerdo por el catalán, no nos impugnaran la ley", ha reconocido el mandatario de ERC. Ante esta situación Núñez Feijóo, a través de sus redes sociales, ha afirmado que espera "explicaciones inmediatas" por parte de Sánchez sobre un supuesto acuerdo con el presidente catalán, Pere Aragonés, para no tener que acatar esa cuota del 25 %."Los derechos lingüísticos de los niños y niñas catalanes están por encima de su obsesión por resistir en La Moncloa a toda costa", ha señalado Feijóo.
Ciudadanos, que ha registrado la comparecencia ante el Congreso del ministro de la Presidencia, Bolaños, ha señalado también que "en España el cumplimiento de la ley no se negocia".
Por su parte, el vicepresidente de acción política de Vox, Buxadé, ha señalado en sus redes sociales que Sánchez debe pagar "muy cara su traición y con él, todo el PSOE", refiriéndose a este presunto acuerdo al que habrían llegado ambos y que Bolaños ha negado que exista.
El ministro Bolaños ha tratado de parar los golpes recordando que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional que se está "dilucidando" y en el caso de la administración pública aplicarán "lo que los tribunales decidan".

Hasta aquí la historia, pero si efectivamente se demuestra que se pacto del que habla Aragonés es cierto, lo menos que podía hacer Sánchez es dimitir y convocar elecciones. No es ni tan siquiera de recibo que un presidente de Gobierno consienta y apruebe que un solo español deje de cumplir la sentencia de un Tribunal y si eso no sucede los lidere de la oposición deberían orquestar la campañas políticas suficientes como para que el fracaso de Sánchez y su partido fuese tan espectacular como ejemplarizante, evitando ai cualquier otra tentación a golpistas de tres al cuarto que solo se envalentonan ante la cobardía y miseria de un político que solo piensa en el sillón.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda