A la espera de las urnas 

12 de febrero de 2021

Arranca un fin de semana en el que se van a definir, o al menos así debiera ser, muchas de las posiciones y afirmaciones que enturbian la convivencia en toda España, además de perturbar las relaciones internacionales y fomentar la incomprensión de la realidad española, muy distinta de la que se filtra a través de las terminales mediáticas que los perturbadores utilizan.

Compartir en:

El panorama que arrojan las encuestas, incluidas  las andorranas no aclaran cual pueda ser el resultado final de la compleja votacion del domimgo 14, pero sea el resultado que sea el presidente de gobierno deberia de tomar, aunque no le guste, alguna que otra decisión que. lo mas probbles es que  afectase  al conjunto de la nacion.

Seria incomprensible que tras las elecciones, el Consejo de Ministros no sufriese algun que otro cambio. Las corrientes existentes dentro de ese grupo de 22 personas son tan opuestas que el consejo no deja de ser un remolino de complicada y arriesgadisima navegacion. Y auqnue suene a prediccion de dificil cumplimiento, no es posible finalizar la Legislatura en las condiciones presentes y con los enfrentamientos que a diario se producen en todas las areas de gobierno.

De cualquier forma,Sanchez es tan impredecible y tan pagado de si mismo que cualquier cosa es posible, ya que su unica logica es el mantenimiento de su sillón monclovita y eso es incompatible con un consejo de ministros que no sume lo votos de una mayoria suficiente.
Asi que la necesidad del pais puede pasar a un segundo plano como ya ha venido haciendo a lo largo de esta pandemia que le ha supersdo por todas las esquinas, pero a él le ha dado lo mismo y se la ha quitado de encima, cargandosela a las comunidades y si llegamos a superar los cien mil muertos reales, pues tan amigos. A el que no le exigan responsabilidades .

En definitiva, un personaje de su calaña no entiende de sacrificios, solo de aprovechamientos personales y en esas condiciones salir del atolladero en el que nos ha metido es casi imposible.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda