La mujer como instrumento de pelea 

07 de marzo de 2021

Como otras muchas cosas, el 8M, el mal llamado día de la mujer se ha convertido en arma arrojadiza entre los miembros de la coalición, que lo único que saben hacer, tal y como se viene advirtiendo desde todas las esquinas, es destrozar todo aquello que tocan, no sin antes mostrar en público sus enormes carencias para entender y atender, los problemas de los ciudadanos 

Compartir en:

Así que todo eso de la igualdad, las manifestaciones o las necesidades de las mujeres y los colectivos especiales que rodean la celebración es lo de menos, lo que importa es quien, finalmente se hace con la cuota de poder correspondiente a esos temas dentro del Gobierno, así como los correspondientes  presupuestos.

Y toda esta algarabía no deja de ser una pelea de gallinas peleonas con nombre y apellido conocidos que inicias su disputa al perder Calvo sus banderas feministas por mor  de la coalición con Unidas Podemos.  Y claro, cada movimiento de la señora de Iglesias es objeto de análisis pormenorizado, criticas y ataques. Es decir, desde que Montero presento su primer papelito con aquello del “sí es si” hasta hoy los enfrentamientos han sido continuos. Y poco a poco la discusión se ha trasformado en bronca callejera de impensables consecuencias, porque la disputa ha alcanzado como era de esperar  el Congreso y sus votaciones.

Y a partir de ahí, es decir, a partir de mañana las luchas de esta izquierda cavernícola llegara a las calles con manifestaciones de distinto color y variopintos mensajes a cual mas peregrino, pero ya se sabe lo que da de si la lucha progre entre progres.  Y para muestra el twitter con el que la ministra Montero ha recibió la suspensión de las manifestaciones madrileñas: ». «A mí, a nosotras, no nos van a encontrar en esa criminalización del movimiento feminista».

En las declaraciones por la celebración veremos el siguiente episodio de este nuevo enfrentamiento entre socios, Y ojo cuando dos mujeres se pelean los machos que las defienden salen perjudicados.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda