La obsesión como modo de gobernar

04 de abril de 2021

La experiencia de los ciudadanos españoles con sus gobernantes empieza a ser bastante deprimente. Todo se reduce a las obsesiones de los gobernantes y en función de ellas se construye toda la estrategia del gobierno. Da lo mismo que hay cinco millones de parados o que se mueran a cientos por culpa de un virus, solo hay que  eliminar la obsesión.

Compartir en:

Y si no resulta fácil, se ponen en marcha todo tipo de estrategias que conduzcan a la desaparición de la obsesión. Y si ya nos circunscribimos a determinadas áreas puede ser que incluso lleguemos a saber que tiene nombre de mujer, como por ejemplo Susana o Isabel. Y en esas estamos que a don Pedro no le preocupa que el presidente de los Estados Unidos no tan siquiera se haya dignado llamarle para hablar de los problemas de unos y otros, como por ejemplo de los aranceles de vinos y aceitunas, 

Lo que le obsesiona son las consecuencias de su tremendo error murciano, del que va a salir, presumiblemente, tocado. Porque las elecciones madrileñas son consecuencia de ese patinazo, y sea el resultado el que sea, el poder de Sánchez se vera debilitado, tano en Madrid  como  en el resto de España y tras ello no le quedara mas remedio que hacer frente a unas nuevas elecciones, esta vez generales y ahí el riesgo es perder el poder. Y esas son palabras mayores, con un riesgo añadido complejo y complicado, pero como siempre posible.

ESo si las vacunas siguen siendo ese oscuro objeto del deseo de millones de españoles

Compartir en:

Crónica económica te recomienda