Documentos chapuzas

30 de abril de 2021

Como ya se esperaba los papeles remitidos en el último día y en el ultimo momento a Bruselas con un conglomerado de propuestas y medio con bastante poca coherencia y que obligara a Bruselas a una aprobación condicionada, o de lo contrario mas de un socio se echara encima de la Comisión por la frivolidad del Gobierno Sánchez ante una de las oportunidades únicas que tendrá España para hacer las reformas ,que se necesitan

Compartir en:

Eso sí, los números cuadran porque no se reducen los gastos pero se suben los impuestos, así que tendremos que preparamos para la sangría que se nos viene encima
Así el documento afirma que "la estrategia fiscal recoge un escenario inercial (...) que incorpora, entre otros, el Impacto de los RDL 20/2020, 34/2020, 2/2021 y 5/2021, así como la actualización de pensiones y cotizaciones y una subida retributiva de los salarios públicos constante todos los años", recoge el Ejecutivo en el documento de 138 páginas, publicado esta tarde. No sólo no contemplan una congelación de estas partidas, sino que señalan que "a partir de 2022 y siguientes se prevé un incremento retributivo de los empleados públicos y de las pensiones en línea con la evolución de precios".

Lo curioso es que se compromete a ir reduciendo el déficit público en los próximos años: bajará del 11% del PIB de 2020 al 8,5% en 2021, al 5% en 2022, al 4% en 2023 y al 3,2% en 2024.
Y esto ¿cómo se hace? Pues las señoras Calviño y Montero no dicen ni mus, Eso si, admiten que se realizará una reforma fiscal para incrementar la recaudación fiscal y asemejar la presión fiscal a la media de la Unión Europea -lo que supondría ingresar unos 72.000 millones de euros adicionales al año con los impuestos-, pero no especifica qué impuestos se modificarán.

Pero si amenaza con una frase auténticamente sibilina, "Esta estrategia fiscal también implica que, cuando las condiciones económicas lo permitan, se aplicarán políticas fiscales destinadas a lograr situaciones fiscales prudentes a medio plazo".

Así que a preparar el bolsillo porque en unos meses nos van a dejar sin un chavo.
Y esto es solo el principio.




 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda