El Gobierno juega con fuego, incluso para el 2050

20 de mayo de 2021

El empecinamiento  de Calviño y sus "niñas" para justificar las cuentas con su  Programa de Estabilidad  para reducir el déficit según un escalado utópico  no deja de sorprender a propios y extraños puesto que hasta ahora Bruelas desconcoe una sola medida concreta de consolidación fiscal y que limite el ajuste presupuestario de los próximos años.

Compartir en:

Y junto a una carta de la Comiesen pidiendo información , algunos expertos made in Spain  ya han advertido de los riesgos que para la credibilidad de España en los mercados y ante las instituciones internacionales puede tener esa resistencia por parte del Gobierno a detallar las medidas que se van a tomar para devolver las cuentas públicas a una senda de sostenibilidad. 
 
Preocupa que esa dilación a la hora de anunciar medidas de consolidación presupuestaria, ya sea por el lado del ingreso o por el lado del gasto, pueda ser interpretada como una falta de voluntad respecto a la adopción de medidas en ese sentido. Especialmente a la luz de los precedentes de los últimos años, en los que desde Bruselas y otras instituciones internacionales se ha afeado a los sucesivos gobiernos de Mariano Rajoy y Pedro Sánchez la levedad de las reducciones de déficit en un contexto de crecimiento acelerado de la economía, y también de las decisiones adoptadas por el Ejecutivo en los últimos meses, en que se ha aprovechado la 'manga ancha' con el gasto público proporcionada por la Comisión Europea para hacer frente a la pandemia para adoptar medidas que se traducirán en incrementos permanentes del gasto público, como la subida de las pensiones con el IPC o la subida a los funcionarios, que los técnicos de Bruselas ya se encargaron de criticar en su día.

Así las cosas, llega el plan 2050, el gran bálsamo de y para todos los españoles. Y con ello parece cerrarse un ciclo de proyectos con el que Sánchez parece dispuesto a salvar la patria disfrazado de Moises cual Chalon Heston en la célebre película.  Si no lo recuerdan vamos a la moviola y veremos como hace unos meses Sánchez declaró la victoria frente al patógeno en la sede de la soberanía nacional. Tras esto, se inició el sainete sobre los 140.000 millones de euros de la Unión Europea, que ni han llegado ni se sabe cómo llegarán, pero que ha servido para entretener empresarios y sindicatos haciendo planes de futuro.
Hace ya menos tiempo, se habló de planes de resiliencia y del futuro de España. Es decir palabrería y mas palabrería para nada, como las ministras mencionadas ..

Finalmente, hoy se ha puesto de largo el proyecto de España 2050. Ahora bien,  como señala Arranz en VozPopili, merecería la pena trasladar una pregunta a Moncloa, una vez el presidente ha leído su enésimo discurso escrito con el tono de un anuncio de compresas: ¿cómo y con qué dinero se van a alcanzar esos objetivos? Y otra más acuciante: ¿cómo van a sobrevivir los españoles hasta entonces? ¿Y qué postura va a adoptar el país en este clima de 'guerra fría heterodoxa' y pérdida de peso de la UE? 

Que las cuestiones fundamentales no empañen la propaganda.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda