Una política diplomática errática se paga en euros

07 de junio de 2021

El problema de algunos jefecillos de Gobierno es que no se creen nada de lo que sus antecesores les cuentan, ni por supuesto sus escuadrillas de toma de poder se leen un solo papel de los que los anteriores les dejan para hacer las cosas medianamente bien, después de los tropiezos en los que ellos mismos cayeron.

Compartir en:

Claro ejemplo de lo que decimos son los errores garrafales que nuestra política exterior está causando y que nos guste o no, tendrá su trascendencia económica de mayor o menor grado, pero afectara a muchas fa,ilias. In in mas lejos, el lio con Marruecos, además del coste que la entrada indiscriminada de miles de chavales tuvo y esta teniendo, ahora resulta que Marruecos da un paso mas en sus “ataques” y prohíbe el paso del Estrecho por España  a sus ciudadanos, lo que así por encima su traducirá en unos menores ingresos para agencias de viaje, restaurantes, bares, hoteles y navieras de mas de trescientos millones de euros.
Y todo por que don Pedro, mal que les pese a algunos lectores no cumpliese con un sencillo tramite al iniciar su mandato de visitar  el reino de Marruecos.

Pero ahí no acaban las cosas, hoy mismo se ha sabido que Navantia ha sido descabalgad del contrato de construcción de las fragatas griegas en el que estaba estupendamente colocada por calidad del producto y precio de construcción, porque don Pedro tiene molestos a los griegos al no haberles apoyado ni telefónicamente en sus disputas con lo turcos. ¿Qué le había costado a don Pedro apoyar a los griegos? Una llama de apoyo al jefe de Gobierno heleno y un par de frases de apoyo en cualquiera de las declaraciones que hace por esos países de Dios a los que se desplaza en su querido Falcon.
En esta ocasión la tarifa de lo que hemos dejado de ingresar ronda los cinco mil millones, pero eso para Sánchez no es nada. 

Y eso son dos simpes muestras sin que hayamos hecho referencia a cuanto nos pueden salir las tonterías con Biden o con Johnson, pero hay que recordar por ejemplo, que la embajada  de España en Londres esta vacia, es decir sin embajador, desde hace cuatro meses. 

Luego nos quejamos de que los turistas británicos no llegan. 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda