El domingo a Colón

11 de junio de 2021

Las cosas son como son, ya nadie se puede engañar de que España, puede que este en juego, o al menos elk concepto que de ella tenemos algunos españoles. En ese sentido  es verdad lo que dice Rosa Díez una de ,las convocantes de la manifestación  del domingo en la plaza de Colon madrileña: "salir a la calle es la única forma de frenar a Sánchez".

Compartir en:

Y también tiene razón al comentar que la descalificación que están llevando a cabo los miembros del Ejecutivo comparando la concentración del próximo domingo con la anterior foto de Colón significa que "les ha preocupado mucho. Todas esas manifestaciones de intento de descalificación es que le preocupa mucho que haya una movilización en la calle y que además no parta de los partidos políticos. La anterior foto de Colón, que la convocaron los partidos políticos, fue una buena foto y provocó que el Gobierno no tuviera un relator en la mesa. Sánchez y su tropa son conscientes de que la situación ha cambiado y por eso tratan de atacarnos con la foto. Para el Gobierno esta concentración es una desgracia”.

La realidad, no nos engañemos, es que  son muchos los que tienen ganas de  comprometerse con la democracia y las instituciones ante lo que va a hacer Pedro Sánchez porque “los indultos a los golpistas son una aberración en términos jurídicos, pero sobre todo es una traición, una barbaridad en términos políticos".

Lo de menos es ya a quien se vota, o si tan siquiera se vota. El problema es que Sanchez no puede manejara a su antojo las leyes, ni saltarse a la tronera la Constitución y menos cuando solo cuenta con unos pocos votos y todo lo demás son los apoyos, de precisamente los que quieren que la España democrática desaparezca  y sea sustituida por una extraña especie de pequeños países gobernados por minorías totalitarias. Ese es el precio que Sanchez está dispuesto a pagar por mantenerse unos pocos meses en La Moncloa y solo dejando muy claro que hay muchos que no piensan así se podrá frenar  este despropósito democrático.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda