FLECOS DEL DESAGUISADO  La insistencia  llega a ser ridícula

15 de junio de 2021

Que ha esta altura de la pelea el Gobierno siga manteniendo que sí hubo reunión entre Sánchez y Biden en el marco de la Cumbre de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte es el mayor de loas ridiculiza diplomáticos que se han conocido en nuestra larga y fructífera historia diplomática. 

Compartir en:

Tras el descredito  que supuso la algarada publicitaria de un encuentro inexistente, la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, insiste en que "tuvieron ocasión de departir" unos minutos antes del mencionado paseo. Así lo ha asegurado en una entrevista en la Cadena Ser, en la que Laya ha explicado que antes del encuentro de medio minuto que supuso la primera foto entre Sánchez y Biden, sendos presidentes tuvieron 30 minutos para hablar en una reunión en la que todos los líderes estuvieron "solos y fuera de las cámaras". Es más, ha explicado que fue entonces, antes de acudir a la foto de familia, cuando el jefe del Ejecutivo español y el mandatario estadounidense habrían tenido "ocasión de departir". Un espacio, ha revelado la ministra de Exteriores, que también sirvió a Sánchez para hablar con la canciller alemana, Angela Merkel, o el presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho Laya.

O sea que todos somos tontos, ciegos, sordos y mudos. Porque esta señora que se dice diplomática insiste, que absurdo, en que "La buena sintonía entre España y EEUU ha quedado de manifiesto en una conversación inicial, que ha sido la primera y no va a ser la ultima", ha defendido Laya, que ha insistido en que "más allá" de que finalmente fuese un "saludo puramente protocolario" y no una "reunión de 40 minutos sentados con banderas", ambos pudieron estar "solos sin ministros y asistentes".
La jefa de la diplomacia española ha explicado que Sánchez trasladó a Biden su interés en los "vínculos en materia de seguridad y defensa", la situación en América Latina y también las políticas impositivas a las multinacionales, además del compromiso en acuerdos de cambio climático.


En fin, si tenemos que creernos las mentiras de Sanchez y Gonzalez Laya que la propia diplomacia estadounidense niega, pues que le vamos a hacer. Una mentira mas despees de cientos y miles casi ni se nota, pero la realidad sigue siendo distinta de la que nos cuenta o nos quieren hacer ver.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda