Implicar a otros como  corruptos es fácil, no caer en ella, difícil

16 de junio de 2021

Son demasiadas las  arbitrariedades cometidas por el Gobierno con las ayudas a empresas en dificultades  que, para evitar nuevo escándalos como el de Plus Ultra, y los que vendrán detrás, por que habrá muchos mas, que nadie piense lo contrario,  que el propio Gobierno se ha puesto la venda antes de la herida, como si lo de evitar la corrupción fuese tan fácil. Seas de izquierdas o de derechas.

Compartir en:

Así que ni corto ni perezoso y para evitar todo tipo de sospechas de manipulación o politización los gestores del nuevo “fondo Cofides”, gestionado por el Ministerio de Industria y dotado con 1.000 millones de euros para abordar operaciones de estabilización de empresas de tamaño pequeño y mediano a golpe de inyecciones de recursos públicos, será gestionado y sus decisiones finales las tomara un comité de naturaleza técnica que estará configurado exclusivamente por altos funcionarios de los principales ministerios económicos que no ostentan ni siquiera la consideración de altos cargos del Gobierno.

Según su presidente, todas las solicitudes de ayuda planteadas por las empresas se recogerán en una plataforma informática que empezará a operar el próximo 28 de junio y en la que se consolidará toda la información asociada a cada expediente. A partir de ahí, los analistas internos de Cofides, una sociedad mercantil propiedad del Estado - aunque está participada en un 47% por los principales bancos del país - que hasta la fecha se dedicaba a financiar planes de apoyo a la internacionalización y a asesorar las operaciones inversores en el exterior de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (Aecid), realizarán una primera evaluación de las ofertas presentadas, que se someterán a la consideración de una agencia de rating, cuyo cometido será verificar la veracidad de la información aportada y asignar un ráting provisional a la operación para determinar su nivel de riesgo para las arcas públicas.

En teoría todo esto esta ,muy bien, pero a la hora de la verdad habría que conocer que tipo de “blindaje” tendrán todo estos funcionarios para que sis decisiones no puedan ser mediatizadas por lo correspondientes responsables ministeriales de los que depende su puesto de trabajo. De lo contrario se habrá vestido un muñeco para nada y estaremos en las mismas : maa casos “plus ultra”

Compartir en:

Crónica económica te recomienda