Las historias siempre se repiten

18 de julio de 2021

Las interioridades de los matrimonios suelen ser de difícil superación una vez que la ruptura llega y es ese momento en el que los famosos trapos sucios empiezan a planear sobre la cabeza de los hasta entonces esposos ideales. Pues eso mismo pasa em la política.

Compartir en:

La unión entre presidente y ministro es de tal intimidad que en el momento de la ruptura, del cese, de la dimisión forzada, o similar las interioridades se convierten en flechas envenenadas que finalmente suelen terminar en ruptura total y lo que fueron íntimos, uña y carne en el partido  o en la definición  de  estrategias,  o en la ejecución de complejas misiones de difícil explicación, se convierten en enemigos a muerte, puesto que el cesado nunca termina de entender porque le ha tocado a él y no a otro. 

Así que estos dias estamos comenzando a ver como ese tipo de historias afloran hasta las primeras paginas de los diarios y/o confidenciales para poco después convertirse en chascarrillo digital comunicado a miles de terminales en forma, incluso de chiste. 
Pero es que la historia se repite una y otra vez.

La salida del indestructible y todo poderoso  Redondo junto con la del ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, el no menos todopoderoso Ábalos, ha sido sorprendentes, cuando además la reorganización  o remodelación de Gobierno ha supuesto la desaparición del Consejo de todo aquellos que de una u otra manera sirvieron para encumbrar a Sánchez y llevarle hasta La Moncloa.
Pero que nadie se escandalice, esta historia no es distinta de la de Rodríguez Zapatero cuando elimino a Trinidad Jiménez, Jesús Caldera, Jordi Sevilla o Juan Fernando López Aguilar que fueron cayendo uno tras otro. La historia se repite.

Y que Calviño tome nota, porque Solbes y Salgado son dos ejemplos de cómo pueden terminar los super vicepresidentes económicos de los gobiernos socialistas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda