Casualidad o carambola

26 de julio de 2021

La situación de la derecha ha entrado en una fase nueva, de la que no se sabe que saldrá, ni como terminara la aventura, pero todo apunta a que la ruptura es definitiva y eso puede hacer saltar por los aires la realidad política española.

Compartir en:

De momento, lo que se sabe es que la formación de Santiago Abascal da por «rotas» las relaciones con el Partido Popular después de la abstención de los concejales del PP, que culminó en la declaración de 'persona non grata' al presidente de Vox en la Asamblea de Ceuta del pasado viernes. 

PP y Vox, “adversarios” pero a la vez aliados por necesidad en muchos territorios, están sumidos en esta crisis desde hace días. El líder del PP, Casado, se está manteniendo al margen, evitando así valorar la situación y los intentos de terceras personas han sido ineficaces. Vox les acusa de ser «cooperador necesario» para la «deshumanización» y «demonización» de su partido. Palabras de Abascal en Twitter. Y además apuntan a que el presidente de Ceuta, el popular Vivas, sigue justificando su posición.

Así que en esos momentos los castillos de naipes que se construyeron tras las sucesivas elecciones están a punto de derrumbarse y eso puede beneficiar los intereses del Gobierno que se puede quedar sin gobiernos y abrirse un periodo de convocatoria electorales de difícil predicción. 
El verano puede ser un periodo político de pactos y acuerdos a cuatro bandas que de lugar a un curso nuevo y distinto.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda