Cuidado con los socios

25 de agosto de 2021

El regreso político del Gobierno con Sánchez a la cabeza y como único líder puede que este resultando, desde el punto de vista del márquetin político positivo para la  recuperación de la deteriorada imagen de todos ellos, y en distintos grados, con la excepción, como casi siempre, de la ministro de Defensa.

Compartir en:

Sin embargo, las circunstancias iniciales de este curso no son las normales. Hay que tener en cuenta que la gestión de los rescates de Afganistán le ha permitido a Sánchez recuperar cierto “prestigio” ante Europa y EE UU, pero poco  mas. Y además, estas casualidades son poco comunes y dentro de unos días, estaremos con los problemas de siempre, mas la luz, y los que se derivan de los cientos de refugiados que nadie sabe donde terminaran, porque de eso no se habla, pero mucho me temo que nos los vamos a tener que comer con patatas, porque el resto de Europa se va a escabullir sus responsabilidades, como siempre nos pasa.

Pero por si eso no fuese suficiente, los socios de coalición ya han salido al patio para advertir que: “¡¡oiga señor Sánchez no se olvide de lo nuestro¡¡”.
Y so suyo consiste nada mas y nada menos que en subir el SMI y echar a bajo la reforma laboral de Rajoy. Ambos temas son delicados y además pueden provocar una reacción de Bruselas de las que nos hagan pupa. Es decir, cortar la espita de las ayudas.

Así que, una vez que se pase la fiebre de la España socialmente responsable nos las tendremos que ver con todos los fantasmas del pasado que son los mismos que el Gobierno aparco para irse de vacaciones. 
Y a todo esto, fíjense como en la nueva comunicación del Gobierno los ministros no aparecen, solo la imagen de don Pedro es la que las televisiones reciben y emiten, al menos las oficiales, incluso en la reseña del Consejo de Ministros han desaparecido estos señores y señoras y en la galería fotográfica que la acompaña, ni rastro, ni tan siquiera de la portavoz, solo panorámicas generales de la sala de consejo y Sánchez dirigiendo el cotarro.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda