Y esto es solo el principio

09 de septiembre de 2021

Los que se esperaban un otoño centrado en la recuperación estarán sorprendidos porque, en estos momentos, lo que menos le preocupa a Sánchez y sus ministros es la recuperación económica de una España destrozada por la pandemia y lejos de poder sacar la cabeza del pozo.

Compartir en:

Tal y como se ha visto estos días, la no gobernación de lo últimos  meses nos esta llevando a la pelea  barriobajera  entre departamentos de un gobierno desnortado y sin nadie que lo dirija a alguna parte. 

Al líder de ese corpúsculo de fantoches solo le preocupa su continuidad en el poder y todos sus movimientos se dirigen a ese exclusivo destino. Si para ello tiene que decir que va a ampliar el aeropuerto de Barcelona, no solo lo dice sino que además asegura que invertirá cientos de millones en esa tarea. 

Si para ello tiene que convencer a Arrimadas de que lo mejor es votar a favor de unos presupuestos engordados a base de ayudas europeas, el se pone el tarje de los domingos y se dedica a mimar a la presidenta de Ciudadanos. 
Si lo     que necesita es el apoyo de Diaz y sus secuaces comunistas se compromete a firmar la subida del SMI, aunque los empresarios no puedan contratar empleados y el paro de los mas débiles se dispare.
Si hay que evitar llamar por teléfono a Casado para tratar de arreglar el lio de los jueces, no solamente no marca el teléfono del líder de la oposición, aino que adema le pone de vuelta de perejil para que sea Casado el que se niegue a descolgar el teléfono si es que suena

La lista podría ser casi infinita, daría lo mismo, Sánchez no responde a ninguna idea concreta, y mucho menos un programa. Su idea, su obsesión, su cerrazón es el sillón y el uso  Falcón.

Y eso es lo que tenemos, ni mas ni menos

Compartir en:

Crónica económica te recomienda