Sánchez tiene suerte, el independentismo en caída

12 de septiembre de 2021

Las casualidades de la vida hacen que muchas veces las mayores casualidades terminen en grandes fracasos o en enormes victorias. La historia esta llena de este tipo de situaciones y entre ellas puede ser que Sánchez tenga la suerte de encontrarse con uno de sus enemigos en franca derrota.

Compartir en:

Me refiero al independentismo catalán que de ser, aparentemente, una máquina de crear problemas y complicar la vida a cualquier gobierno central está desembocando en lo que siempre fue: un conjunto de corpúsculos personalistas en los que los lideres de cada uno de ellos terminan por no entenderse, ver brujas en todas las esquinas y terminar. 

Las cosas que se han visto este fin de  semana a propósito de la diada famosa son tan bochornosas y dejan en tan mal lugar a las fuerzas secesionistas que a muchos e ellos no les habría importado que La celebración se hubiese suprimido, para así poder echar la culpa de sus errores a Madrid como siempre  y tener al personal entretenido con las choradas de siempre: Madrid nos roba, no queremos rey, abajo el Estado opresor, etc. 

Sin embargo, además de no llegar ni a una asistencia de manifestantes digna o que cumpliese las expectativas, resulta que se ha pasado de la sensación de ciertas diferencias a la constatación de unas divisiones entre todos los grupos que conforman el movimiento que, hasta el más tonto, como Sánchez se da cuenta de la situación y les deja si la ampliación de El Prat, para que todos entiendan que quien manda, sigue mandando a pesar de las continuas amenazas de no apoyar los PGE.

El trilero sigue siendo un hábil jugador y las nuevas generaciones separatistas tiene todavía mucho que aprender.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda