Esto es una locura

23 de septiembre de 2021

Las absurdas pretensiones de los nacionalistas de todo tipo y condición, a las que e cierta manera nos hemos acostumbrado, no dejan de ser una locura totalitaria tan absurda que prácticamente raya en la locura. Pero claro la dependencia de sus votos para el mantenimiento del colchón de Sánchez en La Moncloa es lo que tiene.

Compartir en:

Y claro, los ciudadanos hartos de tanta tontería pasamos de cosas tan graves como que obliguen a profesores, médicos, alumnos a hablar en catalán aunque no sea esa su lengua, o que el puesto de un funcionario depende de que se exprese o no en alguna de esas lenguas. Y no digamos ya nada del espectáculo que van a ser los parlamentos convertidos en Torres de Babel con textos y parlamentos en no se sabe muy bien cuantas lenguas, en las que solo se expresan cuatro, pero da lo mismo, lo importante es que ellos, los nacionalistas molesten al resto y se hagan notar y Sánchez note su soga en el cuello.

Pero con lo que no contaban es con Bruselas. Y desde luego con que desde allí, en tierra de protestantes nos llamase la atención por el retraso en la ley audiovisual. Como todo el mundo sabe los nacionalistas quieren que Netflix y compañía hagan películas en catalán, euskera y gallego. Pero los ministros del ramo no lo han logrado y la ley que debía estar ya aprobada, esta guardada en un cajón. 

Y Bruselas nos ha expedientado por no cumplir los plazos fijados, con lo que los cupos de producción prefijados por Bruselas para que estas productoras trabajase en Europa esta paralizado. Y todo porque los socios nacionalistas del Gobierno, exigen que la nueva ley audiovisual española que está ultimando el Ejecutivo establezca no sólo un cupo de producción audiovisual europea en aras de promover la diversidad cultural sino también que estas obras sean en las lenguas cooficiales. Esto obligaría que Netflix, Amazon o HBO se vieran obligadas a ofrecer películas, series y documentales en catalán, euskera y gallego.

Y Bruselas dice que eso es una locura que lo importante es el peso cultural de Europa y no estas majaderías. 
Así que ya tenemos otro frente abierto y mañana será otro y así sucesivamente hasta que lleguen las elecciones.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda