"Nadie puede saltarse la Ley"

26 de septiembre de 2021

La frase, repetida por varios lideres socialistas este fin semana hace referencia explícita a la posición de Puigdemont, y su situación de trásfuga, pero se emite en un tono de miedo y nerviosismo ante una posible ruptura de la mesa de dialogo, y por tanto de la desaparición de apoyos necesarios para que los socialistas sigan en el poder.

Compartir en:

Porque no nos engañemos. La situación creada por Puigdemont con su estrategia de visitar Cerdeña es clarísima: recuperar su peso en la política independentista que había entrado en barrena, tras la derrota electoral y la toma de la Generalidad por ERC y el acercamiento de Aragonés a Sánchez y el nacimiento de la mesa del dialogo.

Tras su detención, Puigdemont ha vuelto al primer plano y ha recuperado ese mundo trapichero del toma y daca del separatismo en el que tan bien sabe moverse y que le ha permitido estar donde estar y vivir como vive con absoluta independencia de movimientos y de gestión de su mensaje político.
Luego es el personaje mas cobarde de la historia política de Cataluña, pero eso, con la pérdida de valores de estos tiempos no parece tener importancia, pero si sus representantes recuperan el poder en los organismos catalanes, ERC lo tendrá muy difícil y eso no le viene nada bien a Sánchez de ahí que la ministra de Transportes, Sánchez, haya insistido con el mensaje “Nadie está por encima de la Ley”. Y en la misma línea que Sánchez se ha expresado el futuro líder del PSC y exministro de Sanidad, Illa. “Nadie está por encima de la Ley”, ha clamado Illa, que ha hecho una intervención prácticamente toda en castellano en el mitin de anuncio del congreso del PSC.

Mientras tanto, Puigdemont disfruta  enredando una y otra vez, saliendo en todas las televisiones, diciendo esto y aquello, en espera de lo que decide el juez italiano. Y eso si, Sánchez temblando, porque todo su castillo de naipes  se lo puede desmoronar un juez italiano sobre el que no tiene ninguna capacidad de “influencia”

Compartir en:

Crónica económica te recomienda