¿Se dignará Sánchez en contarnos sus planes ?

13 de diciembre de 2021

El debate sobre el “Estado de la Nación” es una de esas costumbres democráticas que el “totalitarismo sordo” de Sánchez ha hecho desaparecer de la práctica parlamentaria habitual. El confinamiento y sus formas de gobernar durante esos meses es la manifestación más clara de cómo le gusta gobernar al señorito de La Moncloa.

Compartir en:

Por si la memoria le falla a algiuno, es necesario recordar que el
último debate se celebró el 24 y 25 de febrero de 2015. Rajoy lideraba el Ejecutivo con una cómoda mayoría absoluta. Sánchez llevaba apenas unos meses dirigiendo el PSOE. No se sentaban en el hemiciclo ni Podemos ni Ciudadanos, y Vox era una escisión marginal del PP.
Desde entonces, hemos sufrido cuatro elecciones generales, cuatro legislaturas, una moción de censura, un derrumbe del bipartidismo y la llegada y desaparición de unos cuantos lideres, entre los que se cuenta Iglesias o Ribera, por citar a los más conocidos.
En este momento en el que Sánchez duda si enfrentarse a ese hecho democrático, resulta que, además de ser el presidente que mas horas ha volado en Falcon, es también el presidente que más tiempo ha dejado pasar desde su investidura sin convocar el debate de la nación. Más de 700 días, frente a los 470 que tardó González o los 429 que dejó pasar Rajoy.

Esos son los datos y aunque nada, ni nadie le obliga a convocarlo, parece necesario que tras todo lo sucedido en estos años el líder socialista se enfrente a un debate de bastante mayor peso político que el de los PGE, del que por cierto Sánchez se quita, prácticamente del medio,y deja la carga de trabajo en su ministra de Hacienda.
Además, puede que sea el único momento e el que Sánchez pueda hacerlo puesto que será el momento mas favorable de la Legislatura con el primer paquete de reformas comprometidas con Bruselas cerrado, incluida la reforma laboral. Sin despreciar los resultados de las vacunaciones infantiles y la posible reducción de contagios que ella genere. Y todo ello sin que las previsiones económicas sean excesivamente malas.

El único problema de todo este embrollo es que este tipo de debates puede reforzar el liderazgo del jede de gobierno o dejarlo a los ies de los caballos facilitando el ascenso del líder de la oposición. Y eso si que da miedo en La Moncloa, tras los movimientos de Diaz y los enfrentamientos con ERC.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda