Lograr la instantánea y ampliar agenda han sido los objetivos del secretario general del Psoe, aunque ello supusiese dejar los problemas de España aparcados. mientras, eso si, su señora se paseaba por Roma

El trauma presidencial se llama: obsesión fotográfica

01 de noviembre de 2021

La obsesión por la imagen del líder socialista está alcanzando unos niveles insospechados en su relación, si es que ella existe, lo cual muchos dudan, con Biden, No hay momento de descanso y una vez que el día y el evento se acerca, Sánchez parece entra en trance hasta que consigue la instantánea.

Compartir en:

Pero a su vez, una vez obtenida entra en los cauces mediáticos oficiales y llega hasta el último rincón, Como todos hemos podido ver Sánchez, y el presidente estadounidense, se saludaron y conversaron brevemente este sábado al inicio del plenario de la cumbre del G20. Sánchez y Biden participaron en la foto de familia de los asistentes a esta cumbre, y fue después, en el momento en el que los líderes iban a tomar asiento en la primera reunión conjunta, cuando los informadores gráficos pudieron captar ese saludo y esa charla distendida entre ambos de apenas treinta segundos,

Esta es la primera imagen conjunta de ambos desde que el 14 de junio pasado pudiera captarse una primera conversación muy breve de los dos mientras andaban por un pasillo de la sede de la OTAN con motivo de la cumbre de la Alianza Atlántica. Pero las relaciones siguen estando donde estaban: rodeadas de la desconfianza estadounidense que no entiende como Sánchez puede gobernar en coalición con un partido comunista, que, para colmo, ha nacido de la mano y los dineros de uno de los enemigos de la Casa Blanca, el gobierno chavista de Venezuela y que no termina de concretar una política internacional en la que hay puntos de encuentro entre ambos países.

Y lo peor de todo, visto lo visto, es que la distensión es imposible, pero eso no importa. Lo que le preocupa a Sánchez es que Yolanda Diaz, su gran rival deje de robarle votantes, deje de tener protagonismo en la vida política y pase a un segundo plano que le permita enfrentarse a Casado en las mejores condiciones posibles, porque de lo contrario perdería el poder y esa seria su muerte política.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda