Y lo que nos faltaba, los camioneros, anuncian una nueva huelga

01 de noviembre de 2022

La amenaza de una nueva huelga de camioneros planea sobre el España. «Por la situación que tenemos, a no ser que haya una reacción inesperada y muy positiva que sirva para que podamos trabajar por encima del precio de costes, habrá huelga», afirma Alamillo, miembro de la junta directiva de la Plataforma Nacional en Defensa del Sector del Transporte, la asociación que agrupa principalmente a transportistas autónomos y que ya convocó la huelga del pasado marzo que puso en jaque la cadena de suministros.

Compartir en:

En sus declaraciones a los medios el líder de los trasportistas «el lunes 7 de noviembre sabremos si nuestros socios han dado el visto bueno al paro, pero la situación es insostenible. El sector no aguanta más parches, estamos mucho peor que en marzo», lamenta Alamillo. Los motivos que lastran la supervivencia de los cargadores autónomos son los mismos que engrosan la cuenta de «las grandes operadoras como DHL o XPO Logistics», denuncian los camioneros. Desde la Plataforma Nacional en Defensa del Sector del Transporte consideran que el Real Decreto-ley 14/2022, de 1 de agosto, «es inútil si no se controla la aplicación de la norma que obliga a los cargadores a pagar precios que cubran los costes del servicio».

La sensación de abandono a los transportistas autónomos por parte del Ministerio de Transportes ha sido el culmen para la amenaza de huelga, tal y como explica Alamillo: «Denunciamos casos en los que las grandes operadoras no cumplen la ley y no recibimos respuesta. El Ministerio no nos escucha. Además, estos gigantes de la logística meten en una lista negra a los que han transmitido estas quejas y no les dan trabajo. Son coacciones para meter miedo que funcionan porque el Ministerio no se pone de parte del transportista pequeño».

El resumen de la situación que denuncian los trasportistas es sencilla: las empresas funcionan ahora con contratos de larga duración a los conductores autónomos para evitar sanciones: «Esto no ha pasado en la vida y lo que consigue es que se firmen contratos que el transportista firma porque no tiene escapatoria, pero al poco tiempo los gastos han cambiado y el pago es inferior a los costes de servicio, aunque sobre el papel sí y con eso se protegen los gigantes ante los cargadores».
«Hubo un mes en el que fuimos más o menos bien porque la gente se iba defendiendo por la acumulación de la mercancía en los almacenes. Cuando todo se normalizó los operadores volvieron a bajar los portes. En el último mes ha caído el trabajo y las tarifas, mientras que el diésel sube. En conclusión, estamos bastante peor que en marzo. O esto cambia o tendremos que dejar nuestros camiones aparcados y desapareceremos», sentencia Alamillo.

Pero claro para Sánchez los transportista no suponen apenas votos y eso hace que solucionado el conflicto hayan pasado al ostracismo y ahora el problema renace y con mas fuerza. Dentro de poco el desabastecimiento puede ser una nueva realidad.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda