Diaz, el bluf perfecto y del que Moncloa no quiere hablar

31 de octubre de 2022

Desde Moncloa tratan de derriban a Feijoo imitando a Putin. Han puesto en marcha todas sus baterías y drones para liquidar en el menor espacio de tiempo posible al líder que ha puesto nervioso a Sánchez arrebatándole la hegemonía en las encuestas. Y de lo que no se dan cuenta es de que el enemigo lo tienen en casa, dentro de su propia, perdoneseme la expresión, cama.

Compartir en:

Recordemos: la estrategia de Sánchez para ganar cuota de votantes pasa por deshacerse de Podemos gracias al nacimiento de Díaz como líder de la ultraizquierda, e independiente de las influencias de Podemos. Para eso se fulmino a Iglesias y se lanzó al estrellato a la joven promesa gallega de la mano d su proyecto “sumar”

Pues bien de todas sus grandes ideas y proyectos no sabemos nada, Se acuerdan de su gran proyecto para salkvar a las familias españolas, la llamada cesta básica de la compra hasta 2023. Esta fue la medida estrella de la vicepresidenta una semana antes de hacer público el equipo con el que iba a contar para lanzar su plataforma política 'Sumar'. Durante días, generó un gran debate y la medida parecía inminente cuando tanto ella como el ministro de Consumo, Garzón, se reunieron con la patronal para abordar la propuesta de la cadena de supermercados Carrefour de ofrecer un 'carrito' de 30 productos por treinta euros. "Será una cesta con productos frescos, que irá rotando todas las semanas", sentenció la líder comunista, tras la reunión hace ya más de mes y medio. Pero desde entonces no ha habido ni rastro de esta medida, si bien la ministra ya advirtió que era una propuesta para cuya realización debía contar con las empresas del sector.

Aquella propuesta de topar la cesta de la compra se convirtió en la primera gran iniciativa de Díaz lejana a las competencias de su ministerio. Pese a ello, no ha tenido un éxito aparente y ha quedado todo en papel mojado. Una realidad que refuerza al ala socialista del Gobierno, liderado por la ministra Calviño, que se mostraba reticente a aprobar otro nuevo tope en el mercado.


¿Qué pasara con los demás enredos de esta señora? Pues lo mismo que con el agua de borrajas.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda