Fin de una historia truculenta del socialismo mas negro y oculto

06 de junio de 2022

La venta del último paquete de acciones que Sacyr poseía de Repsol, pone punto y final se una historia truculenta de mafias y lobbies políticos que trataron de manejar la actividad empresarial en épocas recientes y con los socialistas en La Moncloa y de las que aun subsisten flecos legales que terminaran por descubrir los manejos de Villarejo como muñidor de una parte de esos intereses.

Compartir en:

En un momento de la permanencia de Rodríguez Zapatero en La Moncloa como presidente de gobierno se produjeron extraños movimientos de capital en dos grandes empresas españolas: Banco de Bilbao y Repsol. ambos movimientos terminarían por fracasar pero no sin dejar importantes “muescas” en estas entidades y en las que sirvieron para diseñar y ejecutar los ataques.
Una de estas muescas, quizá la que mas daño haya hecho a las empresas y a sus equipos directivos son los tejemanejes que relacionan al comisario Villarejo con las distintas operaciones de acoso y asalto a las empresas.
A estas alturas de la historia todo el mundo sabe cómo operaba Villarejo, pero en aquellos momentos parecía y así se ofrecía el tal ex comisario, como el único camino para conocer los movimientos de los interesados en tomar el control en BBVA y Repsol y quienes eran sus aliados políticos y empresariales en la operación.

El tiempo terminara en poner a cada uno en su sitio, pero algún que otro ejecutivo de primer nivel ha visto como una apisonadora pasaba por encima de él, unos han sucumbido y otros han logrado superar la situación no sin problemas, disgustos e incluso ataques a su ejecutoria en algunos momentos del fin del proceso. Hasta no hace mucho algunos “primeros espadas” de la empresa española han estado sometidos a la investigación judicial, aunque algunos han terminado por ser exonerados de responsabilidades.

Así las cosas, no estaría de mas de que los políticos implicados en el tema, y auténticos corruptores de la vida empresarial por sus ansias de poder diesen cuenta de como, que y con quien pactaron esas operaciones. De otra manera, la historia quedara incompleta y nunca sabremos lo que eso supuso para el prestigio y la imagen de España en un mundo tan complejo como el de los entramados empresariales multinacionales.

Por otra arte es hora de acabar con la política negra y oscura de determinados lideres y partidos que incapaces de conformarse con su papel en la sociedad, tratan de sobrepasar límites éticos y morales que nunca se deberían de traspasar, y menos en nombre de la libertad o de la igualdad.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda