Y luego dicen que las relaciones entre los socios son buenas

09 de febrero de 2022

Por mucho que se empeñe el señor Sanchez en decir que la coalición pasa por uno de sus mejores momentos y que las relaciones están blindadas para toda la Legislatura la realidad es otra muy distinta. Otra cosa es que, la capacidad de influencia de las terminales mediáticas del Gobierno silencien todo lo que a don Pedro no le interesa y el personal no se entere.

Compartir en:

Pero sin tener que buscar o esperar acontecimientos nuevos, cada día hay un encontronazo entre facciones o intereses de unos y otros y como no podía ser de otra manera, la ministra Montero esta en medio de muchos de ellos, entre otros del de hoy mimo en el que a propósito de la reforma fiscal de Podemos, presentada a bombo y platillo por sus compañeras de Consejos, la chicas Belarra y Montero. Y si estas dos jovenzanas inexpertas presentaban su gran reforma fiscal como si fuesen el mismísimo Fernández Ordóñez en su época gloriosa, hoy Montero, con esa lengua viperina que posee ha cargado contra la propuesta de reforma fiscal presentada el lunes de forma "inoportuna" por sus socios de Gobierno. A este respecto, Montero ha reconocido que habría preferido que Unidas Podemos hubiese esperado para presentar su propuesta a que se hiciese público el Libro Blanco en el que trabajan los expertos reunidos por el Ministerio.
"Desde el Gobierno queremos hacer un llamamiento a un debate sereno, reflexivo" de la reforma fiscal, ha añadido, y por tanto no veo "conveniente discutir en paralelo iniciativas que no partan del encargo que el propio Gobierno ha hecho a un grupo de personas". La titular de Hacienda ha insistido en que una vez que el Gobierno cuente con el documento de los expertos, lo estudiará para después, "a lo largo de los próximos meses", avanzar en sus propuestas.

En otras palabras la andaluza no soporta estas aventuras juveniles de las ministras heredadas de Iglesias que tratan de hacerse un hueco y protagonizar algún movimiento que las permita no quedar bajo el “manto protector” de Diaz a costa de su propia parcela. Es decir, la próxima pelea ya se anuncia y esta vez Montero ha marcado territorio para que a nadie se le ocurra entrar en esa parcela que es suya, y solo suya.
Pero cuidado, Belarra, no obedece a nadie, no le debe obediencia a dom Pedro, mas bien al contrario, es él el que depende de ella, y no ha tardado ni medio día en contestar a Montero. Su frase ha sido de las que hacen historia, “lo realmente 'inoportuno es que los trabajadores y las Pymes paguen en doble de impuestos que las grandes empresas".

La batalla sigue, la solidez de la coalición e mantiene en entredicho y Sánchez tendrá que cuidar y mimar a lo podemitas o de lo contario tarde o temprano se romperá.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda