Trabajar, lo que se dice trabajar, no, pero hacer el ridículo, a todas horas

12 de abril de 2022

Nunca jamás España había conocido un Gobierno con tantos frentes abiertos pero la realidad es que dia que amanece , nuevo desaguisado que sale a la luz publica y que por lo tanto se suma al sin fin de problemas que Sanchez y sus niñas se crean cada jornada y que nunca cierran y si lo hacen, lo hacen en falso.

Compartir en:

Llevamos meses con discusiones peleas y disputas para cerrar el famoso pacto laboral con el que Sanchez esperaba cerrar todos sus problemas de empleo, y además fomentar la creación del mismo. Pues bien, su diosa laboral, sindicatos y empresarios siguen enzarzados en discusiones y mas discusiones y eso no hay quien lo cierre, entre otras cosas porque las pretensiones de la ministra y vicepresidenta y lis sindicatos harían inviables muchas empresas y los empresarios así lo señalan una y otra vez.

Si entramos en el resbaladizo tema de la energía y sus costes que se puede decir. Pues que en este momento no es que estemos igual que al principio, estamos mucho peor. La gestión de Ribera y su relación con las empresas, se puede calificar de catastrófica, lo cual esta suponiendo unos costes para los ciudadanos imposibles de soportar, La defensa de un mix sin la nuclear es un error estratégico que nos hipotecara durante décadas, pero estaba muy bien porque éramos el gobierno mas verde del mundo mundial. Pero apareció Putin y sus tanques invadiendo Ucrania, y como nosotros somos siempre tenemos que ser mas que los demás nos peleamos con Argelia. Total, llevamos meses soportando unas tarifas imposibles y fabricando una pelota de aplazamientos de pagos de todo tipo que, en algún momento de la historia, será imposible de pagar y nos explotará en las manos. Eso si, Ribera es posible que ya no sea ni Vicenta, ni ministra y que incluso a Sanchez lo hayamos jubilado. Una vez mas el problema será de los siguientes y , claro esta lo pagaremos entre todos.

Lo mas gracioso de todo esto, la lista podría ser casi infinita, pero con un botón de muestra vale, es que el Gobierno en un exceso de desarrollo intelectual de sus capacidades ocultas ha presentado a los sindicatos un plan de cierre de oficinas públicas para ahorrar consumo energético. Es decir, en lugar de cerrar los ministerios que sobran, de dejar de pagar viajes en Falcon a todo el que lo pide, o reducir al 50% la flota de coches oficiales inútiles, ha decidido que los ciudadanos no necesitamos ser atendidos y que por lo tanto se pueden cerrar oficinas públicas.

Lo menos que se merece esta patulea de indocumentados que nos mangonea es desaparecer del mapa político como le ha sucedido en Francia al socialismo de Mitterrand

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda