La culpa, siempre es de los demás, nunca del Gobierno

09 de marzo de 2022

La verdad es que uno termina siempre pensando que para que tenemos un Gobierno que solo nos da problemas, nunca toma las decisiones acertadas y eso si, gasta en tonterías una cantidad de millones de euros impropias de un país en crisis, que no ha salido de una recesión galopante y que se enfrenta a una estanflación que puede terminar de arruinarlo, dejándole como un páramo.

Compartir en:

Pero el dia a dia demuestra que todos y cada uno de los miembros de este equipo de tercera regional o que nos manda, son capaces de justificar su ineficacia a través de acusaciones de todo tipo, contra cualquier cosa que se mueva. Así, y poniendo como testigos a los leoneses de Las Cortes, la vicepresidenta primera ha reconocido que las medidas que se han tomado para tratar de cortar la escalada de precios energéticos no son suficientes, pero tras ello, rápidamente, ha señalado a Bruselas como autentico responsable por no haber respondido afirmativamente a las peticiones de su compañera de Gobierno, Ribera.
Por supuesto, no ha mencionado la errática política energética de esta señora, empeñada en que todo sea verde, cuando ese objetivo requiere tiempo y mucho dinero que no tenemos. Pero eso no importa, porque el Gobierno va a tirar mas de 20.000 M€ en políticas de igualdad, es decir en que vivan espléndidamente los amigos de Podemos y otros 17 M€ en financiar a los sindicatos para que sigan sin manifestarse contra el Gobierno a pesar de que la ruina de los ciudadanos va a ser de la que figurarán en los libros de texto.
Y si Bruselas no es suficientemente culpable, para eso esta Putin con cuyo nombre el Gobierno se llena la boca un y otra vez.

Eso si, se nos pide a todos responsabilidad. Y lealtad con un Gobierno que nos lleva al desastre, incapaz de tomar una sola decisión en la buena línea que evite la estanflación y que termine por arruinar lo que queda del sector agrícola y ganadero.

¿Alguien lo entiende?
La verdad es que, uno, que diría el viejo Hermida se esperaba otra cosa, menos sectarismo, mas eficacia, menos enchufismo y mas eficacia de unos que se dicen socialistas, con todo lo que ese apelativo conlleva.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda