Frivolidad, torpeza, ignorancia, ineptitud,..

02 de agosto de 2022

La lista de calificativos dirigida hacia el Gobierno de Sánchez, o quizá incluso de su propia persona podía ser mucho mas extensa y daría lo mimo porque el nerviosismo, las prisas hace que toda su gestión sea un cumulo de errores que termina por ponerlo en ridículo a todos ellos, además de mantener la división entre ministros y facilitar la labor de la oposición

Compartir en:

En definitiva, todo un conjunto de habilidades puesta de manifiesto en tan solo 24 horitas. Lo hechos se refieren al anteproyecto de ley de Información Clasificada, también conocida como de secretos oficialas, planteado por el ala socialista del Gobierno y presentado a bombo y platillo este mismo lunes. Pues bien, tras unas poca horas el mismísimo presidente ha tenido que dar marcha atrás y comprometerse en publico a negociar posibles cambios en el texto para poder sacar adelante una norma que sustituiría a otra que es, como ha recordado, "predemocrática", pues data de 1968.

En efecto, rueda de prensa tras despachar con el rey Felipe VI, Sánchez ha remarcado que "el compromiso es fortalecer la calidad democrática", por lo que ha dicho estar "dispuesto" a un "debate sano" y escuchar las aportaciones de otros partidos para que el resultado de esta nueva ley pueda "hacer mejor la democracia". No obstante, el jefe del Ejecutivo se ha dedicado también a ensalzar el texto del anteproyecto, elaborado por el Ministerio de la Presidencia que dirige Félix Bolaños, y a compararlo con las normas de otros países que permiten ir prorrogando la calificación de secreto de ciertos documentos sin límite de plazos.

El mensaje de Sánchez tras las críticas de Unidas Podemos y otros partidos como PNV, EH Bildu o Más País, socios clave del Gobierno de coalición en el Congreso, es el que ayer también quiso transmitir Bolaños al presentar la ley. Tras confiar en que la norma contará finalmente con una "mayoría parlamentaria rotunda", también se abrió a mejorar el texto durante su tramitación, ya sea en la segunda vuelta en el Consejo de ministros o en su paso por las Cortes. Su previsión es que la ley de secretos oficiales pueda estar aprobada a finales de este año o a principios de 2023.

Si esto no es una chapuza y la muestra de su debilidad mas extrema es que esto no tiene solución

Compartir en:

Crónica económica te recomienda