La soberbia como arma arrojadiza

19 de septiembre de 2022

Entre los ministros, ministras y ministres del gabinete Sánchez hay un elemento que los une como la argamasa, la soberbia. Si usted amigo lector, lee más o menos a diario las declaraciones de estos personajes coincidirán conmigo en la certeza de esta afirmación.

Compartir en:

Así es frecuente que a la menor critica de la oposición, empresarios o expertos aparezca la descalificación del que e ha atrevido a decir algo, para inmediatamente decir que el personal desconoce de lo que eta hablando y adema es incapaz de dialogar para llegar a consensos, cosa que el gobierno está cansado de hacer a cada instante. Lo nombres de Calviño, Diaz o Montero son ejemplo de lo que decimos.

Pero ya que digan que lo controladores europeos no han dicho lo que han dicho no había pasado hasta ahora y es que el economista Escrivá, metido a ministro es cosa seria y hoy al confirmar
que habría una reunión entre una misión de la Comisión Europea y una delegación de la Seguridad Social para abordar los hitos del segundo trimestre consignados en el componente 30 del Plan de Recuperación español ha negado que Bruselas haya cuestionado la sostenibilidad del sistema de pensiones español con las reformas adoptadas, pues su evaluación de lo hecho hasta ahora en el marco del componente 30 es “muy positiva”. “Lo que ha hecho la Comisión es recordar que faltan algunos hitos y que hará una evaluación final cuando se termine y en eso no puedo estar más de acuerdo. Pero no nos está reprochando nada, nos recuerda lo que nos hemos comprometido a hacer”.

Y se ha quedado tan pancho como si nadie supiese lo que pasa y se die en estas reuniones de la que se sabe cómo empiezan pero nunca ni como, ni a qué hora terminan. El mundo de las negociaciones entre burócratas tiene un muy oscuro fondo. Así que mas le vale a Escrivá salirse de esa dialéctica y atender los requerimientos de lo hombre de negro, de lo contrario lo fondos pueden cambiar de destino con la graves consecuencias que supondría

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda