Toda la inversión en marketing y los mil y pico asesores no están sirviendo para nada o al menos eso es lo que reflejan los números oficiales del INE

Y ahora, ¿tiramos a la papelera los PGE y los informes enviados a Bruselas para pedir dinero?

30 de octubre de 2021

Toda la estrategia económica desplegada por Calviño y que le ha servido a Sánchez para aturdir a unos y otro como si España fuese a resurgir emulando al texto de Pemán, - por cierto, hoy vilipendiado- se ha venido abajo con el avance del crecimiento dado a conocer por el INE

Compartir en:

Las cifras, imposibilitan el cumplimiento de las previsiones sobre las que ha trabajo Economía . Es mas, a pesar de los avisos de todas las instituciones que han avanzado datos durante estas semanas, el Ejecutivo ha mantenido intactas sus pronósticos económicos para elaborar los Presupuestos Generales del Estado, que incluyen un crecimiento del PIB del 6,5% para este año y una aceleración de hasta el 7% en 2022.
Si no hay nuevos ajustes por parte del INE, el 23 de diciembre el dato definitivo puede invalidar, directamente, todas las estrategias de crecimiento y con ellas la fiabilidad de nuestra economía.

La desaceleración no está siendo exclusiva de España. La economía alemana creció un 1,8% intertrimestral en el tercer trimestre, muy por debajo de las previsiones del mercado. Al contrario que la economía española, en el motor germano, las exportaciones, ha comenzado a gripar. Aunque la evolución de los componentes del PIB solo se publicará a finales de noviembre, los datos mensuales disponibles y el comunicado de prensa de la agencia de estadística deja entrever que el crecimiento se debió principalmente al consumo privado.
En el lado contrario nos encontramos con los PIB de Francia e Italia. Ambos países han publicado unos datos de PIB que han sorprendido al alza, logrando un crecimiento trimestral cercano al 3% en ambos casos.

Pero el gran problema para nuestro país no es solo el dato erróneo, sino en que contexto se va a tener que mover la economía española. Es decir, como va a tener que crecer en un campo de minas formado la escasez de materias primas, las dificultades en la llegada de productos de todo tipo, un alza de los precios energéticos de locos y una inflación galopante.
En esas condiciones cualquier desgracia, cualquier desastre será lo menos que nos pueda suceder, y eso augura un empobrecimiento claro de los españoles.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda