La posición de ambos es en estos momentos tan incomoda que puede terminar en una de las peores disputas entre socios de gobierno que se hayan onecido en nuestro piaís

Mas que charco, lo de la ley de Amnistia es un pozo negro

19 de noviembre de 2021

Los tiempos en política son tan importantes que, un candidato puede perder unas elecciones sin darse cuenta de lo que esta pasando, porque los tiempos que marcan el o su equipo son erróneos. Pues bien, desde hace tiempo el “candidato” Sánchez está en esa etapa de su vida: es incapaz de acertar con los tiempos.

Compartir en:

Prácticamente, desde su ascenso al poder como jefe de gobierno, sus errores han sido garrafales. Al principio todo se le perdonaba, pero en el momento que llego la pandemia todo su castillo de naipes salto por los aires y desde entonces anda como fantasma sin castillo. Ha utilizado todo tipo de recursos, pero sus citas electorales se cuentan solo por fracaso; perdió Andalucía, ni se atrevió con Galicia, perdió en Cataluña -aun siendo el mas votado Illa, su candidato no gobierna – no consiguió el golpe de mano en Murcia y su intentona de recuperar Madrid, no solo le salió mal , sino que además se ha convertido en su principal dolor de cabeza y de estómago.

Por otra parte, su gobierno es como un pollo descabezado que anda sin rumbo y dando tumbos, porque todo lo tiene que pactar. No hay una solo decisión política que quiera tomar, para la que no tenga que pedir permiso, negociar, pedir el favor, o similar.

Y de esa manera es imposible crecer y ganar las próximas. Es mas, si no fuese por el apoyo de Tezanos, hasta las encuestas le dirían que se fuese. Y para intentar arreglarlo cogidito de la mano de Podemos y su rubia valquiria, ha desempolvado nuevamente el fantasma de Franco y se propone la cuadratura del círculo jurídico para dividir a los ciudadanos entre franquistas y progresistas y encarcelar a los primeros y que paguen sus maldades, aunque no se sepan cuales, ni cuándo ni como las llevaron a cabo, per eso d lo mismo. Lo importante es la condena en bloque de una España desaparecida en el olvido de casi todos.

El problema es que los socios están reculando y el intento se puede quedar en uno de esos ridículos históricos, en el mayor de los chaos en el que se ha metido el dotor sin tesis propia. Lo suyo es copiar y a estas alturas ya ni eso le funciona.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda