MONTERO LA REINA DEL CAOS

Demasiados errores para un solo propósito

10 de noviembre de 2021

Montero, la ministra bocazas, por bautizarla cariñosamente, tras su enésimo calentón lingüístico cunado habla en público y quiere presumir, no se sabe muy bien de que, puesto que su obligación es administrar bien los bienes de los contribuyentes y no parece que lo esté haciendo demasiado bien, anunció a bombo y platillo la aprobación de un Real Decreto Ley mediante el cual se ha modificado la regulación del Impuesto de Plusvalía Municipal.

Compartir en:

De este modo, el tributo podrá seguir efectivo y ajustarse a la más reciente Sentencia del Tribunal Constitucional, que declaró inconstitucional algunos artículos del mismo provocando su nulidad. Sin embargo, sorprende que la Sentencia no este todavía publicada en el BOE. ¿Qué esta haciendo el Gobierno con ella? ¿La quiere ocultar por alguna razón o como dicen los expertos es que este real decreto también será inconstitucional?
Es decir el Gobierno corre aceleradamente a rehacer el impuesto hasta el absurdo de legislar antes de que la Sentencia del Tribunal Constitucional se publique. Es mas, se puede dar la paradója de que la Sentencia se publique el mismo día en que se aparezca la norma que pretende subsanar la inconstitucionalidad declarada. Sería una casualidad excesivamente casual y sería muy preocupante que la publicación de la Sentencia se haya dilatado para coincidir con el Real Decreto Ley de subsanación.

Por lo poco que sabemos, el TC señala que, en materia tributaria, el RDL debe respetar tres ámbitos: no afectar al deber de contribuir; no alterar elementos esenciales del impuesto; y no alterar la función del impuesto. La reforma que se lleva a cabo mediante el aceleradísimo RDL no altera la función del impuesto y no parece que afecte el deber de contribuir, dado que no está creando una nueva figura impositiva. Sin embargo,, la reforma sí que altera elementos esenciales del Tributo, como es el sistema de determinación de la base imponible, incluso regula la nueva cuota del impuesto o incluso sujeta a nuevas operaciones -las de devengo inferior a 1 año. Por lo que, desde este punto de vista, al afectar elementos esenciales del impuesto, se estarían rebasando los límites materiales de la función legislativa del gobierno.

La situación es tan absurda, probablemente tan inconstitucional, que resulta incomprensible que un ciudadano al que se le notificó una liquidación del impuesto en septiembre de 2021 y ha podido reclamar pueda alegar la inconstitucionalidad del precepto y en cambio un ciudadano que se le haya notificado a finales de octubre y no haya tenido tiempo material para reclamar, no lo pueda hacer. Y más difícil de entender algunos ciudadanos están recibiendo liquidaciones en base a un impuesto inconstitucional porque la Sentencia, incomprensiblemente, no está publicada en el BOE.

El esperpento fabricado por Monero y su alocada carrera para quedar bien con el señorito y que no le abuchean con tanta frecuencia cuando se acera a los ciudadanos que es probable que los jueces se encuentren con una avalancha de reclamaciones de rango constitucional para las que no tendrán respuestas.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda