Historia de una demolición

20 de noviembre de 2021

La historia política de lo que estamos viviendo, del desmantelamiento de las instituciones democráticas que contemplamos pasmados día a día no es mas que el reflejo de la estrategia diseñada hace años por Rodríguez Zapatero para su nuevo Psoe y que Sánchez esta cumpliendo para mantenerse enel poder que es su único y exclusivo trabajo.

Compartir en:

Según Rosa Diez esta estrategia e asentó obre tres principios, "el primero dividir a los españoles, confrontar, romper lo que fue la transición; el segundo, fue debilitar a la sociedad, dejarla sin recursos para moverse, y el tercero caminar hacia una país despótico, gobernado sin controles, sin control parlamentario, sin control por los medios de comunicación y sin control judicial.
Para lograr su objetivo, Zapatero elabora la Ley de Memoria Histórica, "una ley que no se hizo para resolver los problemas del pasado, para el consenso, sino para que el PP votara en contra, y así romper el país en dos". En la actualidad, "la confrontación es mucho mayor, la sociedad está más sectarizada, siendo la llegada de Sánchez fruto de esa misma estrategia.

Para Diaz, el actual jefe de Gobierno es un "tipo sin escrúpulos no solo porque haya convertido en socios de Gobierno a enemigos de la democracia, sino porque él no tiene más ideología que la ideología del poder. Es un psicópata, tiene una personalidad psicopática, narcisista, sin empatía, se cree por encima de los demás. Elige esos socios porque con ellos se siente cómodo. Todo está pervertido en dos años que lleva gobernando, se ha cambiado la historia, se han cuestionado las instituciones". Y España se ha convertido en un país manipulable, con personas sin conocimiento, en el que los estudiantes no han tenido oportunidad de conocer lo que pasó en la transición española. "Hay generaciones de jóvenes que no conocen la historia democrática moderna de nuestro país y no hay nada más manipulable que una ciudadanía ignorante. Si además está empobrecida, sectarizada, dividida, encontramos el caldo de cultivo perfecto para el totalitarismo y el despotismo. En eso está España. El siguiente paso es el despotismo legalizado

Compartir en:

Crónica económica te recomienda