Impuestos con nocturnidad

25 de noviembre de 2022

La aprobación de los impuestos extraordinarios y políticos que ayer aprobó el Congreso se los Diputados no dejan de ser una cesión mas a esa izquierda progresista envidiosa y tonta que solo sabe aprovecharse del débil Sánchez y aprovechando que quiere seguir durmiendo en La Moncloa en su colchón nuevo, sacarle hasta las hijuelas, pero en este caso puede que la ultima palabra no este escrita.

Compartir en:

En efecto, tanto el impuesto a la banca como el de las eléctricas no ha sentado nada bien a n ninguno de los afectados, Y no solo eso, sino que además el Gobierno se ha puesto en contra, a prácticamente, todos los organismos económicos independientes y no hay ni uno, sean españoles o extranjeros, da lo mismo que hayan suscrito a favor de la formula gubernamental, no sin advertir que el efecto del impuesto puede ser el contrario del deseado y provocar, por ejemplo una importante reducción del crédito o de las inversiones eléctricas-

Incluso, algunos como el IEE declara directamente inconstitucional el impuesto porque hay irregularidades en prácticamente todos los aspectos formales del recargo y por lo tanto, poniendo en riesgo 72.000 empleos.
Por su parte, Fedea ha advertido de que los nuevos gravámenes temporales sobre entidades energéticas y financieras «distorsionan la asignación eficiente de los recursos, alterando las relaciones de intercambio de las empresas con los clientes», puesto que la base imposible no son los beneficios extraordinarios de las empresas, sino las ventas (energético) o los márgenes ordinarios (banca).
Es mas, para el profeso Carbó “el gran problema que hay es que el sector financiero está muy lejos de obtener beneficios extraordinarios, ya que es un sector de baja rentabilidad”.

Después de esta abrumadora opinión en contra de los impuestos, el Gobierno va y de madrugada y por la puerta de atrás da luz verde a este atraco, que lo mas probable es que se enfrente a una batería de demandas que terminen con la supresión de las cargas. Aunque eso también lo intentaran aprovechar para acusar a empresas y bancos de fascistas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda