Calviño debería de reaccionar

17 de noviembre de 2022

Las cifras ponen los pelos de pungta a cualquiera que piense que, en algún momento de la historia, España, es decir los españoles tendremos que hacer frente al pago de esa burrada de millones que hemos ido gastando irreflexivamente, gracias a una política económica desastrosa en la que los gobernantes de turno muy pocas veces han sido capaces de decir que no.

Compartir en:

En efecto, según se ha dado a conocer el Banco de España la Administración del Estado, ese enorme monstruo de diecisiete cabezas ha sido capaz de superar los 1.500 billones de euros de deuda lo cual demuestra que el equipo de Calviño es al igual que el de anteriores administraciones, muchas de ellas socialistas, incapaz de poner freno a un modo de entender la política en el que papa Estadio corre con todos los gastos porque ya vendrá alguien a pagarlos cuando ellos no estén gobernado y mientras ancha es Castilla y acordamos unos presupuestos expansivos que aun harán mas negro ese agujero,

La realidad, conocida por todos, no es otra que con una reducción de los ingresos públicos y un aumento de los gastos lo menos que podía pasar es que los números rojos se hayan incrementado un 5%, lo que serían 71.715 millones más, según los datos publicados por el Banco de España.
Es mas, a pesar de que la ratio de deuda pública sobre el PIB tomó una curva descendente durante los ocho primeros meses de este año, parece haberse estabilizado en el 116% por lo que a la ministra Calviño, solo le quedan tres meses para cumplir con su propio objetivo de déficit, que situó en el 115,2%, según estableció en el Plan de Estabilidad remitido a Bruselas a finales de abril, y que plantea el progresivo descenso a lo largo de los próximos cuatro ejercicios hasta situarse en el 109,7% en 2025.

Por tanto, aunque la deuda es 5,9 puntos inferior a la registrada en el tercer trimestre de 2021, cuando ascendió a 121,9% del PIB, gracias al efecto que la inflación tiene sobre esta magnitud macroeconómica, no al ajuste del Gobierno en el gasto público, su importe es un 5% mayor.

La situación es de tal gravedad que Bruselas tendrá que tomar cartas en el asunto y llamar al orden a los responsables, pero con el año electoral que se nos viene encima es casi imposible que esta pandilla sea capaz de poner en marcha una política autora de reducción del gasto, única medida que nos puede salvar a muy corto plazo de una hecatombe

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda