Fuera de casa hace mucho frio

06 de diciembre de 2021

Esa vieja expresión montañesa es de clarísima aplicación al fenómeno Sánchez y sus excursiones por provincias, Esas con las que cada fin de semana nos deleita, porque aprovecha que puede volar en el “falcón”, se monta una visita a una industria o similar, y reúne a los poco socialista que todavía le creen, les da un mitin que luego reproduce TVE y a casa.

Compartir en:

Pero lo malo es que el personal harto de sus problemas de la subida de la luz, de las ayudas que no llegan, de la carestía de los alimentos, de la subida de la gasolina, etc., en cuanto se enteran de que don Pedro anda cerca se organizan y le organizan la bronca con pintadas y grito pidiendo la dimisión.
Es mas, en los vídeos que en esta ocasión han grabado los propios ciudadanos, muchos de ellos trabajadores del polígono industrial al que ha acudido Sánchez, se escuchan gritos de “dimisión” y quejas por las políticas laborales del PSOE y de Podemos en el Gobierno de España. “Muchos seguimos en ERTE”, se quejaba uno de los trabajadores en redes sociales.

Y claro, en el discurso ante sus fieles es de los lacrimógenos diciendo que ya se pueden abrazar etc, resulta de un sin sentido, porque las noticias sobre la pandemia son cada día mas preocupantes y porque, además de presumir de lo que ha sido incapaz de hacer: organizar la vacunación, legislar para que cada CC AA sepa lo que tiene que hacer, etc, se limita a lo único que sabe hacer, cargar contra la oposición por no haber apoyado todas las medidas y restricciones sanitarias del Gobierno durante las primeras olas de la pandemia, pero u desfachatez no termina ahí.

En el momento en el que se le calienta la boca saca pecho con los cuatro datos positivos de la economía y arremete contra la corrupción popular de hace algunos años sin acordarse de que el escandalo de los EREs andaluces de su partido es muy superior en corrupción al de cualquier otra formación, o de que no hay mayor amoralidad que pactar con la cuadrilla de asesinos para mantenerse en el poder.

Pero mientras los tenga comiendo de su mano el frio del exterior no le afectara, porque estará viviendo de los presupuestos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda