Movimientos, avisos, amenazas

19 de octubre de 2021

El fin de semana nos a traído un arranque de segunda quincena de mes con demasiados datos preocupantes y con la sensación de que no hay nada definido, todo son incógnitas y el repecho final del año solo va a servir para demostrar que la situación económica se ha deteriorado mucho mas de lo que nadie preveía.

Compartir en:

Y eso es así, porque visto lo visto, Sánchez es un perfecto manipulador de la realidad, incapaz de asumir que, por ejemplo, el recibo de la luz es una bomba que le está explotando en las mismísimas manos y como no sabe que hacer insiste con traspasarle el problema a Europa, como si desde Bruselas no le hubiesen dicho ya a su incompetente ministra Ribera, que el problema de la luz es competencia de los Gobierno y que de eso de comprar gas en comandita que nada de nada.

Mientras las eléctricas sin criterios validos con los que actuar en temas tan complejos como sus inversiones, sus beneficios, la remuneración de sus accionistas y así no hay quien pueda dirigir una empresa con los riesgos que ello conlleva. Aunque, la situación entre gobierno y eléctricas es bastante tirante y en algunos casos mas que compleja como es el caso de Iberdrola que ha osado enfrentarse al señorito de La Moncloa y utilizar al PNV como instrumento arrojadizo contra los PGE, con el riesgo que eso conlleva para un personaje que solo piensa en vivir en Moncloa y disfrutar de los bienes y gabelas que ello supone.

Y por si todo eso fuera poco no se le ha ocurrió mas que destapar la caja de los truenos al decir que hay que modificar la Constitución, pero eso si sin decir que es lo que quiere cambiar y como lo piensa hacer.

Es decir, a la inseguridad económica y empresarial añade la política en un alarde de insensatez e inmadurez nunca vista. Y todos sus esclavos aplaudiéndole y riéndole las gracias como si la situación no fuese una de las mas graves de nuestra historia.
Pero la borrachera de los socialistas-sanchistas con el líder es tal que no saben ni pensar y mucho menos actuar con independencia de criterio y pensando en su propio desarrollo personal.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda