Dos manera de entender la vida, y la fiscalidad

02 de enero de 2022

Desde hace años la relacion fiscalidad entre Madrid y el Gobierno Central, cuando este es de extracción socialista es turbulenta y no deja de ocupar titulares, semana tras semana, y se convierte en caballo de batalla entre ambas administraciones.

Compartir en:

2022 no podría ser un año distinto a los que venimos arrastrando y mas desde que Diaz Ayuso se ha convertido en la bestia negra de Sánchez, Montero y todo el que quiera “crecer” entre el inmenso cumulo de asesores que conforman la cohorte monclovita que asesora al señorito.
Y ya hoy mimo, es decir sin esperar ni tan siquiera a que los Reyes Magos dejen sus juguetes ha saltado a la palestra la primera disputa.
Diaz Ayuso que no pierde una oportunidad ha aprovechado la noticia sobre la rebaja fiscal en Alemania. Para preguntar a sus seguidore en Twitter «¿Dónde se irán el capital y la inversión con la política fiscal del Gobierno? Fuera de España. En Madrid nos negamos»

Como todo el mundo sabe mientras Montero no sube los impuestos, en Madrid Diaz Ayuso los baja. En concreto, el 1 de enero de 2022 entró en vigor en la Comunidad de Madrid la «mayor» rebaja del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) llevada a cabo hasta ahora en la región, que reducirá 0,5 puntos cada uno de, mientras los tramos autonómicos. La rebaja, supondrá un ahorro de más de 334 millones de euros, con mayor impacto entre las rentas más bajas, de más de un 5,5%, mientras que entre las rentas más altas se estima que será del 2,4%. De esta forma, el tipo mínimo quedará fijado en el 8,5% para rentas de hasta 12.450 euros (baja desde el 9%), y el máximo, para superiores a los 53.000 euros, en el 20,5% (cae desde el 21%).Con ello, los trabajadores de la Comunidad de Madrid tendrán el menor tipo de España para el tramo más bajo del impuesto sobre la renta de las personas físicas, un 8,5%, y también para el más elevado, un 20,5%.

Tras todo esto no es de extrañar que los cañones políticos de La Moncloa apunten sin piedad a la presidenta de Madrid y a cualquiera de sus movimientos.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda