La inflación de la eurozona sube hasta el 8,6%

01 de julio de 2022

La tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en junio en el 8,6%, frente al 8,1% registrado en mayo, en lo que supone el mayor encarecimiento de los precios en la región del euro de toda la serie histórica y más de cuatro veces la meta de estabilidad de precios del 2% del Banco Central Europeo según Eurostat.

Compartir en:

Según la oficina, la imparable escalada de los precios de la zona euro en el sexto mes de 2022 respondió a la subida interanual del 41,9% del precio de la energía, que se aceleró desde el 39,1% de mayo, mientras que el incremento del precio de los alimentos frescos en junio fue del 11,1% interanual, cuando en mayo había sido del 9%. A su vez, los servicios se encarecieron un 3,4% interanual, una décima menos que el mes anterior, mientras que los precios de los bienes industriales no energéticos subieron un 4,3%, frente al 4,2% de mayo.

Al excluir del cálculo el impacto de la energía, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en junio en el 5%, frente al 4,6% del mes anterior, mientras que al dejar fuera también el efecto de los precios de los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, la tasa de inflación subyacente se situó en el 3,7%, una décima por debajo del récord registrado en mayo.

Entre los Diecinueve, la tasa de inflación se aceleró en junio en todos los países, salvo en Alemania, donde se moderó al 8,2% desde el 8,7%, y Países Bajos, donde pasó al 9,9% desde el 10,2% de mayo. Las mayores subidas de los precios en la eurozona se registraron en Estonia (22%), Lituania (20,5%) y Letonia (19%), mientras que las subidas menos fuertes correspondieron a Malta (6,1%), Francia (6,5%) y Finlandia (8,1%).

Además de los tres países bálticos, otros seis miembros de la zona euro registraron subidas de precios de doble dígito, incluyendo Eslovaquia (12,5%); Grecia (12%); Eslovenia (10,8%); Bélgica (10,5%); Luxemburgo (10,3%); y España (10%), mientras que Países Bajos (9,9%); Irlanda (9,6%); Chipre (9,1%); y Portugal (9%) registraron tasas de al menos el 9%.

En el caso de España, la tasa de inflación armonizada se situó en junio en el 10%, frente al 8,5% de mayo, ampliando el diferencial de precios desfavorable respecto de la media de la eurozona a 1,4 puntos porcentuales.
En este contexto Sánchez, advirtió este jueves a los españoles que se preparen para cualquier escenario en los próximos meses y señaló que sin las medidas económicas que ha adoptado, la inflación sería del 15%. Además, afirmó que seguirá "articulando medidas" para amortiguar los efectos de la guerra. Así lo dijo durante una entrevista en 'La Sexta', en la que admitió que el dato de la inflación del mes de junio, que superó el 10%, es muy malo, aunque reconoció que lo tenían previsto porque Putin está utilizando la energía. Aun así, considera que este dato podría ser peor si el Gobierno no hubiera articulado las medidas.

Sánchez quiso dejar claro, sin "paños calientes", que hay que decir la verdad a los ciudadanos y que "debemos prepararnos para cualquier escenario" porque Putin está utilizando el gas y el petróleo como un arma más de guerra. "Plantearnos, ante una escasez de gas y petróleo, que hay un riesgo cierto que tenemos que tomarnos muy en serio", recalcó antes de precisar que la guerra puede ser mucho más larga y prolongada porque no ve a Putin con interés en abrir una vía diplomática. Así, afirmó que el riesgo que hay es que corte el suministro de gas el próximo invierno, y por ello insistió en decir a los españoles que tienen que estar preparados para cualquier escenario. Mientras, indicó que el Gobierno hará lo mismo que durante el Covid, es decir, poner todos los recursos necesarios para defender a las familias, las empresas y las industrias.

No obstante, el presidente del Gobierno no quiso precisar si hay riesgo de recesión porque considera que ahora hay mucha incertidumbre, ya que no es lo mismo un escenario con corte de gas en invierno que sin corte de gas. "Si la guerra se prolonga en el tiempo tendremos que ser solidarios, responsables todos los europeos y ser conscientes de que el precio que podemos pagar por la defensa valores es algo, pero el de no hacer nada y permitir que Putin continúe con deriva imperialista, puede ser mucho peor a la larga".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda