El peligro sigue siendo don Pedro

15 de febrero de 2022

A pesar de haber visto casi de todo a lo largo de todos estos años de democracia española que logramos gracias, entre otros al hoy desterrado rey emérito, no pasa un día en el que los ciudadanos no se queden asombrados ante las contradicciones y manipulaciones del, en esto momentos, presidente.

Compartir en:

Estamos ante un personaje que ha sido capaz de no decir una sola verdad en su largo ejercicio del poder cesarista que nos ha impuesto. Además, gobierna y pacta todo tipo de acciones de gobierno con los asesinos de ETA y sus herederos, y no solo eso, sino que todo aquel que va contra la propia esencia de España es inmediatamente bien venido a La Moncloa y en cuanto pida ayuda recibirá una subvención vis BOE para poner en marcha los proyectos mas dispares e inútiles, pero que le permitirán “comer” espléndidamente.
Pero cuidado, si no te avienes a sus planes u osas discutir o criticar su forma de ser o actuar o simplemente dejas de serle útil, te tira por la borda como si de un cadáver se tratase.

Por si todo eso fuera poca cosa, estamos ante un personaje que no ha ganado una sola elección, de ahí su gobierno Frankenstein y las continuas cesiones que tiene que hacer a unos y otros para simplemente aprobar un decreto.

Y claro cuando las gana otros su enfurecimiento le hace pensar y decir tonterías que reflejan su concepto totalitario de la gobernanza y por ejemplo exige a la oposición que rompa los acuerdos que tienen los populares con Vox en comunidades como Madrid, Murcia y Andalucía para poder hablar de una posible abstención del PSOE en Castilla y León, como reclaman algunos alcaldes socialistas, como los de Valladolid y León, para evitar la entrada del partido de Abascal. Así se lo ha soltado Sánchez al portavoz del PP en el Senado, Maroto, durante la sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta, después de que el dirigente ‘popular’ haya pedido al jefe del Ejecutivo que tenga en cuenta la opinión de estos dos alcaldes que están planteando una abstención de los socialistas en la investidura del candidato del PP, Fernández Mañueco.

Lo peor de todo es que nadie le dice que el peligro es él y nadie mas,

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda