Aunque traten de disimularlo, son lentos y malos gobernantes

14 de marzo de 2022

La situación de los españoles es bastante delicada: los camioneros paran, los pescadores no pueden salir a faenar, lo ganaderos están a punto de quedare sin pienso, y miles de familias puede que no tengan dinero para pagar el próximo recibo de la luz, pero eso no s urgente y los ministros, ministras y ministres tienen que pensar posibles soluciones.

Compartir en:

Al menos eso es lo que se traduce de las palabras de Sánchez, Montero y compañía cuando dicen eso de que están dispuestos a revisar la fiscalidad de los productos más afectados por la espiral de subida de precios. ¿Pero a que tienen que esperar para tomar decisiones?
Tan difícil es que se sienten un ratito los ministros implicados y tomen una decisión que nos facilite la vida a los ciudadanos.

La responsable de Hacienda dice que «no quiero anticipar ninguna medida sin pactarlo con los sectores y las formaciones políticas que tienen que acompañar al Gobierno”. Pero señora mía, si ya se lo han pedido desde todas las esquinas y ayer mismo todos los presidentes autonómicos hicieron bandera de esta medida en la conferencia de presidentes, Y no es que lo diga esta publicación con afán de crítica, es que uno de los asistentes a esa magna reunión lo ha explicado con claridad, «ayer propusimos una bajada de impuestos. Espero que después del Consejo de ministros bajemos el impuesto de la electricidad al 4%, los carburantes y el gas al mínimo». En definitiva, «tomar las decisiones que debíamos haber tomado».

Eso si mientras pasa el tiempo los ingresos del Gobierno se multiplican y multiplican gracias a la mayor recaudación que lo elevado precios energéticos generan, pero eso ni lo reconocen, ni tan siquiera lo cuentan por si acaso se les pide algo a cuenta de esos ingresos extras.
¡¡Vaya geta que le echan¡¡

Compartir en:

Crónica económica te recomienda